Alergias al ajo crudo

El ajo es por lo general una hierba sin problemas, proporcionando más beneficios que complicaciones, pero eso no es siempre el caso. El contacto prolongado con el ajo puede causar irritación de la piel o incluso lesiones, de acuerdo con University of Maryland Medical Center. Estas reacciones son más comunes que las reacciones alérgicas reales. El ajo tiene muy poca toxicidad y en comparación con otros alimentos, las alergias al ajo son casos raros. Aun así, sucede a veces con efectos muy graves.

Síntomas de la alergia al ajo

Los investigadores realizaron un estudio en Taiwán, con 15 pacientes que desarrollaron una alergia al ajo después de la exposición prolongada al mismo. El estudio, que fue publicado en la edición de enero 2004 de "Journal of Allergy and Clinical Immunology", identificó la enzima liasa aliina como la causa de la alergia. Las condiciones que acompañaron a la alergia fueron eccema, urticaria, fiebre del heno y asma. Los síntomas típicos de estas condiciones son una erupción seca con picor y enrojecimiento de la piel con descamación, ronchas, goteo nasal, estornudos, tos, sibilancias, opresión en el pecho y dificultad para respirar. El ajo ha llevado incluso, en raras ocasiones, hasta una anafilaxia, que es una reacción alérgica potencialmente mortal, de acuerdo con Memorial Sloan-Kettering Cancer Center.

Cocinado vs. crudo

La enzima en el ajo responsable de las reacciones alérgicas es también responsable de sus beneficios saludables. Oregon State University reporta que la enzima produce el compuesto químico alicina, que se descompone en otros compuestos importantes, algunos de los cuales pueden ser eficaces para combatir el cáncer. Si deseas los beneficios del ajo sin el riesgo, aplástalo, deja reposar durante 10 minutos y cocínalo. Al dejar que repose durante un tiempo, estás permitiendo el tiempo para que la enzima produzca alicina. Cocinarlo elimina la actividad enzimática y la mayoría, si no todos los riesgos de una reacción alérgica. Lo que no consigue eliminar son la mayoría de los beneficios saludables del ajo.

Aliviar los síntomas

La primera cosa que debes hacer si sospechas que tienes una reacción alérgica al ajo es evitar más contacto con él, informa MedlinePlus. Si experimentas urticaria o irritación de la piel, usa ropa suelta y trata de no rascarte. Evita el contacto prolongado con agua y jabón al tomar baños rápidos frotándote lo mínimo posible. Después del baño, aplica una loción para mantener la humedad en la piel. Puedes ser capaz de aliviar aún más los síntomas con antihistamínicos, descongestionantes o aerosoles nasales.

Tratamiento médico

Si sospechas que tienes una alergia, consulta a tu médico, especialmente en el caso de que los síntomas empeoren o no respondas a ningún tratamiento. Tu médico puede determinar si es, de hecho, una alergia y prescribirte el tratamiento necesario. Debes buscar atención médica inmediata en caso de desmayo, confusión, sibilancias, dificultad para respirar, dolor en el pecho, opresión en la garganta o hinchazón de la cara o lengua.

Más galerías de fotos



Escrito por mike gamble | Traducido por gabriela nungaray