Alergias que causan eccema en niños pequeños

El eccema causa manchas rojas y secas sobre la piel; puede aparecer por primera vez durante la primera infancia y continuar a lo largo de los primeros años de vida o un poco más. A pesar de que en general no es una afección grave, puede generar comezón y molestias. Sin embargo, se pueden producir infecciones si el niño se rasca las llagas del eccema hasta que sangran. Los niños pequeños suelen heredar de sus padres la tendencia de tener piel seca y eccema, y las alergias alimentarias pueden contribuir con los brotes de esta afección. Afortunadamente, identificar las alergias a los alimentos es un proceso generalmente sencillo. Las reacciones alérgicas o sensibilidad a otros productos también pueden contribuir con el eccema.

Alergias a los alimentos

Si notas que el eccema del bebé se desarrolla después de que comenzó a ingerir alimentos sólidos, es probable que la causa sea una alergia a ciertos productos alimenticios. Por fortuna, el 90 por ciento de las alergias relacionadas con el eccema se producen por seis alimentos específicos: trigo, leche, huevos, soja, pescado y maní, según la información del sitio web AskDrSears. Elimina estos alimentos de la dieta del niño durante dos semanas y observa si mejoran los síntomas del eccema. Luego vuelve a introducir estos alimentos de a uno por vez, con una diferencia de cuatro días entre cada uno. Supervisa a tu hijo con atención; si vuelve a aparecer el eccema después de ingerir alguno de los alimentos, es probable que esa sea la causa de la afección.

Alérgenos químicos

Las fragancias, los colorantes y los productos químicos presentes en los detergentes para lavar la ropa y los productos para el cuidado del cuerpo también puede agravar el eccema, de acuerdo con el Dr. Jerry Rubin. Baña a los niños pequeños sin jabón, y utiliza un jabón suave y natural para el baño de los niños más grandes. Utiliza detergentes y productos de limpieza sin fragancias y libres de colorantes; siempre que sea posible evita el uso de blanqueador con cloro. Enjuaga dos veces las prendas de vestir para eliminar los residuos. Evita el uso de telas ásperas o lana; las telas de algodón natural suelen ser la mejor opción.

Alérgenos ambientales

El polvo, el polen y la caspa de las mascotas suele causar fiebre del heno o síntomas de asma, y en ocasiones también pueden contribuir con el desarrollo de eccema. A menudo es complicado identificar y tratar estas alergias, y se requieren una serie de exámenes para diagnosticarlas. Consulta con el pediatra si sospechas que los alérgenos ambientales causan eccema en tu hijo.

Tratamiento

Es probable que el eccema del niño desaparezca de a poco una vez que deje de consumir los alimentos y se eliminen los alérgenos ambientales, pero en ocasiones se puede producir un brote de esta afección, sobre todo durante el clima seco. Hidrata la piel de tu hijo a diario con una crema o loción hidratante natural. Evita la exposición prolongada al sol, porque los rayos solares pueden agravar el eccema; el niño siempre debe usar protector solar. Si vives en una zona con clima seco, instala un humidificador en la vivienda durante el invierno. Recorta las uñas de tu hijo para prevenir infecciones o arañazos. Los niños con eccema son más propensos a las infecciones bacterianas de la piel, según la información del sitio web AskDrSears. Consulta con el pediatra si el eccema empeora o si notas enrojecimiento y úlceras que supuran. Si la comezón del niño es severa, el pediatra puede prescribir el uso de un antihistamínico oral o una crema con esteroides.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por vanesa sedeño