Alergia a las uvas rojas

La alergia alimenticia es un problema común que afecta a aproximadamente el 4 por ciento de los adultos. Mientras que las alergias a alimentos como la leche, la soja, el trigo, el huevo, los frutos secos, el pescado y los mariscos son los más comunes, se pueden producir alergia a algún tipo de alimento. La alergia a las uvas rojas puede causar reacciones a estas y sus productos, incluyendo las pasas de uva, el vino y los jugos.

Causas

Una alergia a la uva roja ocurre cuando el sistema inmunológico de una persona identifica erróneamente la comida como una sustancia extraña y potencialmente dañina. El sistema inmunológico forma anticuerpos conocidos como inmunoglobulina E, o IgE, a la uva roja. La próxima vez que la persona coma las uvas rojas o productos de la uva, la IgE responde a los alimentos y provoca una liberación de sustancias químicas que se traduce en los síntomas de una reacción alérgica.

Síntomas

Los síntomas de una reacción alérgica a las uvas rojas ocurren típicamente entre unos pocos minutos a una hora después de la ingestión. Los síntomas pueden ser limitados a la piel y se presentan como una erupción o ronchas con comezón, pero una reacción más sistémica que involucre náuseas, vómitos, dificultad para respirar, tos, cambios en la voz y los mareos también pueden ocurrir. Una reacción sistémica grave se denomina anafilaxia y es potencialmente mortal.

Alergenos potenciales

Una persona con una alergia a la uva roja puede ser alérgica a las propias uvas u otras sustancias en las uvas. Los hongos, pesticidas y el moho se puede encontrar en las uvas y son posibles causas de una reacción alérgica. Los productos de uva a menudo tienen sulfitos añadidos, que son otro contaminante potencial que puede causar una reacción.

Diagnóstico

Una historia cuidadosa, o discusión de los acontecimientos que condujeron a la reacción alérgica, a menudo es útil para determinar la causa. Si una reacción a las uvas sucede cada vez que las uvas rojas se ingieren, los propios uvas son la causa más probable. Si la reacción se produce de forma intermitentemente, es más probable que sea un contaminante en las uvas. Las pruebas cutáneas, un procedimiento que consiste en rayar la superficie de la piel con el alérgeno y medir la reacción de la piel, también puede ser útil en el diagnóstico.

Tratamiento

Evitar las uvas rojas y todos los productos que puedan contener uvas rojas es el tratamiento básico de una alergia a esta fruta. Si se produce una exposición accidental, los antihistamínicos se dan para una reacción localizada o de la piel. Para una reacción alérgica más sistémica, la epinefrina inyectable se administra para revertir la reacción. Si una persona tiene una reacción sistémica que requiere epinefrina, debe ir a la sala de urgencias para su posterior evaluación y el tratamiento tan pronto como sea posible.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca chancellor | Traducido por verónica sánchez fang