Alergia al metal con sarpullido

Las alergias en la piel a metales puede presentarse en hombres y mujeres, estando el níquel como la causa principal. Aproximadamente el 17% de las mujeres y el 7% de los hombres han experimentado una reacción alérgica al níquel, según los autores de "Contact Dermatitis", en una edición publicada en 2007. Una zona con picazón, enrojecida y con ampollas generalmente se desarrolla en la zona donde la piel tuvo contacto con el metal. Con una exposición continua, la piel afectada se suele volver más espesa y seca. Evitar el contacto con los metales específicos que provocan una reacción alérgica es la clave para manejar esta condición.

Metales detonadores

Varios metales están implicados en las reacciones alérgicas cutáneas, pero el níquel es el que carga la mayor responsabilidad. El níquel es un componente de muchas mezclas de metal, conocidas como aleaciones. Está presente en una gran variedad de artículos, incluyendo joyería de fantasía y hebillas de cinturón. Es un componente de muchos otros artículos para el hogar, tales como utensilios de comer, manijas de armarios y aspiradoras. Incluso el oro de 18 quilates puede contener una pequeña cantidad de níquel que irrite la piel. Otros metales, como el cromo y el cobalto, con menor frecuencia también causan alergias en la piel. El uso de joyería de fantasía es una forma común de exposición al cobalto. El cromo está presente en el cuero y algunos teléfonos móviles.

Desarrollo del sarpullido

La exposición inicial a un metal no produce sarpullido, pero puede crear las condiciones para una reacción alérgica con exposiciones posteriores. El metal se introduce en la piel y es ingerido por las células del sistema inmune, que lo llevan a los ganglios linfáticos. Este "prepara" al sistema inmune a reaccionar al entrar en contacto posterior con el metal, esto entre las personas que son alérgicas. La fuerza de la reacción alérgica varía, y a veces se necesitan varias exposiciones al reactante para desarrollar un sarpullido en la piel. Una erupción alérgica se desarrolla típicamente de 6 a 12 horas después del contacto directo con el metal detonante.

Áreas comunes

Una alergia a los metales normalmente produce un sarpullido en el lugar de contacto con la piel. Los sarpullidos provocados por el níquel comúnmente se desarrollan en la muñeca debido a pulseras o relojes, cerca del ombligo gracias a una hebilla de cinturón, en los lóbulos de las orejas por los aretes, alrededor del dedo mediante algún anillo, y en los sitios de perforaciones. Entre las personas con una grave alergia al níquel, el consumo de alimentos que contienen pequeñas cantidades de níquel puede provocar una reacción en la piel. Un sarpullido ya existente puede empeorar o desarrollar nuevas erupciones, sobre todo en las manos.

Soluciones

Evitar la exposición al metal dañino es la clave para prevenir los sarpullidos en la piel causados por las alergias al metal. Consulta a tu médico para determinar el metal o metales específicos a los que eres alérgico, para así evitar las exposiciones futuras. Para los artículos con un revestimiento dañino, tales como hebillas o botones de metal, puedes utilizar esmalte transparente o un espray protector para ayudar a evitar el contacto con la piel. Las cremas o lociones de venta regular que contengan calamina, hidrocortisona o antibióticos pueden ayudar a aliviar los sarpullidos existentes. Para los casos severos, se pueden llegar a necesitar medicamentos recetados.

Consideraciones

Muchas sustancias, aparte de los metales, pueden causar sarpullidos alérgicos o irritantes en la piel, incluyendo resinas y colorantes utilizados en los productos de cuero o caucho; hiedra venenosa, el roble y el zumaque; y fragancias. Algunas condiciones médicas, como el herpes y el linfoma, también pueden causar erupciones en la piel. Si frecuente o persistentemente experimentas sarpullidos, consulta a tu médico para determinar la causa y el mejor tratamiento posible.

Más galerías de fotos



Escrito por jillian o'keeffe | Traducido por eduardo sanchez