Alergia a los alimentos procesados

Cerca de 15 millones de personas en los EE.UU. tienen una alergia a los alimentos, y el 90 por ciento son causadas por sólo ocho alimentos; leche, huevos, cacahuetes, nueces, el pescado, los crustáceos, el trigo y la soja; de acuerdo con el sitio web Food Allergy Research & Education. Muchos alimentos procesados ​​contienen uno o más de estos ingredientes, aunque cualquier ingrediente podría ser el culpable. Si notas una reacción alérgica a cualquier alimento procesado, habla con un médico calificado acerca de cómo obtener una prueba de alergia.

Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son causadas cuando el cuerpo percibe un determinado alimento como nocivo. Esto provoca una respuesta inmune, que libera histamina y otros productos químicos para combatir a la supuesta amenaza. Esta reacción genera los síntomas típicos asociados a una alergia como estornudos, ojos llorosos o urticaria. También suele causar síntomas digestivos, que incluyen dolor abdominal, diarrea, náuseas y distensión. A menudo se confunde con la intolerancia a los alimentos, que tiene síntomas similares relacionados con la digestión, pero no es causada por el sistema inmune y no es tan potencialmente peligrosa como las alergias a los alimentos. Una alergia alimentaria severa puede hacer que tu cuerpo entre en shock, lo que puede ser fatal.

Alimentos procesados

Los alimentos procesados ​​contienen a menudo uno o más de los ocho alérgenos principales asociados con las alergias alimentarias, en particular soja, trigo y leche. El procesamiento de algunos de estos alimentos reduce su potencial para inducir una reacción alérgica, pero la mayoría de los alérgenos se mantienen estables después de la elaboración y pueden provocar una reacción alérgica en individuos sensibles, de acuerdo con NutritionMd. También es posible que otro ingrediente, como una especia o conservante, esté causando la reacción. Por ejemplo, el sulfito, un conservante que a veces se utiliza en los alimentos enlatados y otros alimentos procesados, es un alérgeno conocido, de acuerdo con Cleveland Clinic.

Las pruebas

Aislar el alérgeno es el primer paso en el tratamiento de una alergia. Un especialista médico calificado puede utilizar varios métodos de prueba para determinar la causa de tu alergia. Esto puede incluir análisis de sangre, así como las pruebas donde se aplican alérgenos en tu piel en busca de una reacción. Si no hay resultados concluyentes, se te puede pedir que ingieras un alérgeno para ver si reaccionas. Esto puede ser peligroso, sin embargo y sólo debe hacerse bajo el cuidado de un profesional médico. También se te puede pedir que evites ciertos alimentos en algún momento, para ver si esto elimina cualquier síntoma. Food Allergy Research & Education group hace hincapié en que no debes hacer esto por tu cuenta, ya que puede dar lugar a restricciones dietéticas innecesarias y la mala nutrición.

Tomando precauciones

No existe cura para las alergias alimentarias, pero evitar el alérgeno problemático puede prevenir reacciones potenciales. Esto puede ser difícil con los alimentos procesados​​, sin embargo, ya que contienen muchos alérgenos que comúnmente no se asocian con ellos. Por ejemplo, Cleveland Clinic indica que el trigo a menudo está presente en el helado y la salsa de tomate. Leer las etiquetas es de gran ayuda, ya que la Food Allergen Labeling and Consumer Protection Act, promulgada en 2006, requiere que todas las etiquetas enumeren cualquiera de los ocho principales alérgenos, en cualquier forma, en un lenguaje claro y sencillo. Sin embargo, los ingredientes pueden cambiar, así que lee la etiqueta cada vez. Si no estás seguro, ponte en contacto con el fabricante para obtener aclaraciones.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por barbara obregon