Los alérgenos que pueden provocarle asma a los niños pequeños

Un niño pequeño con su madre.

Concéntrate en reducir los desencadenantes (presentes en el cuarto de tu hijo) para reducir los síntomas del asma.

— The Asthma and Allergy Foundation of America

El asma es una enfermedad que hace que las vías respiratorias de las personas se tapen temporalmente. Puede ser activada por alérgenos. 5 de los 15 millones de personas estadounidenses con asma tienen menos de 18 años de edad. En el 2005 esta enfermedad forzó a 159.000 niños a buscar ayuda en las salas de emergencia de los hospitales. Las vías respiratorias de los niños pequeños son más chicas que las de los adultos, por lo que es importante saber cómo se genera y cómo controlar los desencadenantes del asma en ellos.

Limita la exposición

La exposición a sustancias que pueden despertar reacciones alérgicas o asmáticas deben ser minimizadas en el entorno de los niños que sufren esta enfermedad. Los niños pequeños tienen vías respiratorias chicas y cualquier obstrucción o constricción de estas puede hacerles difícil respirar.

Según The National Alliance for Hispanic Health, los desencadenantes del asma son:

• el humo del tabaco, la madera y el carbón

• los vapores de la gasolina, el queroseno, el gas natural, el propano, la pintura y los contenidos de las latas de los rociadores

• el smog, el ozono

Algunos alérgenos comunes que pueden empeorar los síntomas del asma son:

• el polen

• el polvo, incluyendo sus ácaros, y los desechos de las cucarachas

• la caspa animal

• algunos medicamentos

• algunos alimentos, preservativos y aditivos

• el moho

Controlando los desencadenantes del asma

Los bebés y niños pequeños suelen pasarse dos tercios de su vida en sus dormitorios. The Asthma and Allergy Foundation of America sugiere que te concentres en reducir los desencadenantes para reducir los síntomas del asma tomando las siguientes medidas:

• Cubre los cubrecamas, el colchón y el boxspring con un cobertor a prueba de alérgenos.

• Lava las sábanas con agua caliente (a 130 grados Fahrenheit).

• Asegúrate de que todos los peluches del niño sean lavables.

• Quita las alfombras que cubran todo el suelo. Reemplázalas por alfombras pequeñas que puedan ser lavadas.

• Mantén a las mascotas fuera del hogar. Si tienes algún animal dentro, instala un filtro de aire HEPA para ayudar a un niño sensible a la caspa animal.

• Aspira la casa al menos una vez por semana.

• Prohíbe fumar dentro de tu hogar.

Introduce gradualmente las comidas nuevas a tu hijo si sospechas que puede tener alergias de origen alimenticio. Las nueces, las comidas que las contienen, los lácteos, los pescados, los mariscos, la soja, el trigo y los huevos son fuentes comunes de alergias en personas susceptibles.

Además de los padres, es importante que también cualquier pariente o cuidador de los niños se familiarice con los desencadenantes del asma, y sepa cómo reaccionar si el niño está expuesto a ellos. Evitar y limitar la exposición a ellos es la mejor manera de evitar los ataques de asma.

Sobre el autor

Boyan Hadjiev, MD, es un médico practicante desde hace cinco años. Tiene una doble certificación en Internal Medicine (medicina interna) (2003), y en Allergy and Immunology (alergias e inmunología) (2005).

El Dr. Hadjiev se graduó en la University of Michigan con un BA en biología y un MD de la Cleveland Clinic-Case Western Reserve School of Medicine.

Foto: Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por dr. boyan hadjiev
Traducido por aurelius smith