Alcohol y niveles de cobre en el cuerpo

Tomar algunas bebidas alcohólicas, como vino tinto, se considera benéfico para la salud, pero todos los beneficios están relacionados con ciertos compuestos vegetales, no con el alcohol. El alcohol es tóxico para el cuerpo, a pesar de su habilidad para diluir la sangre, el efecto total de este compuesto en tu salud es negativo. Como toxina, el alcohol es metabolizado por el hígado, lo que puede derivar en daños si se consumen bebidas alcohólicas en exceso. Una vez dañado el órgano, la función del hígado se ve reducida, lo que incluye la regulación de los niveles de cobre en el cuerpo. Demasiado cobre en el cuerpo resultan en serias consecuencias para la salud.

Roles del cobre

El cobre es un elemento mineral esencial para todos los mamíferos. El cobre juega un rol importante en la recolección de radicales libres, la síntesis de enzimas, la producción de moléculas energéticas ATP, el metabolismo del hierro, la función de los neurotransmisores, la respuesta inmune, la construcción de tejido conectivo y la regulación de las expresiones genéticas, indica el Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregon. El hígado regula los niveles de cobre metabolizados en cuerpo. Los síntomas del exceso de cobre en el cuerpo incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea, aunque niveles altos de intoxicación por este mineral producen serios daños al hígado, falla renal, coma y la muerte.

Alcohol

Todas las bebidas alcohólicas contiene etanol, conocido comúnmente como alcohol. El etanol es producido por la fermentación, que es la metabolización de los carbohidratos por ciertas especies de levadura en ausencia de oxígeno. En el hígado, una enzima llamada alcohol dehidrogenasa oxida el etanol en acetaldehido, que luego es descompuesto en ácido acético por el acetaldehido dehidrogenasa. El etanol no es tan tóxico como otros alcoholes, como el metanol, el propanol y el butanol, pero si es consumido en exceso, daña el hígado a largo plazo. Los efectos a largo plazo del alcohol incluyen cambios en la función hepática y cerebral.

Efectos del alcohol en el cobre

Los niveles de cobre, zinc y otros minerales en tu cuerpo son afectados por el consumo de alcohol. De acuerdo con un estudio español publicado en una edición de 1994 del periódico "Science of the Total Environment" (Ciencia del ambiente total), el consumo de alcohol reduce significativamente los niveles de cobre en el suero sanguíneo, aunque no en la orina. Los investigadores notaron que los niveles de cobre en la sangre se reducían y que no se notaba ningún incremento en la orina, lo que indica un incremento en la concentración de cobre en el hígado.

Implicaciones

Es el hígado el órgano que controla los niveles de cobre en la sangre, excretando el exceso mediante la bilis. Una condición genética llamada mal de Wilson evita que el cuerpo excrete el cobre, que se acumula en el hígado, el cerebro y otros órganos, produciendo daños, indica el libro "General and Systematic Pathology" (Patología general y sistémica). El exceso de cobre produce inflamación en el hígado o hepatitis, y cicatrización o cirrosis, de forma parecida al daño causado por el alcoholismo. La implicación es que una de las principales formas en las que el alcohol daña el hígado y otros órganos es mediante la acumulación tóxica del cobre, indica el "Textbook for Functional Medicine" (Libro de texto de medicina funcional). Habla con tu médico sobre los síntomas y señales de enfermedades hepáticas y cómo se relacionan con el consumo de alcohol.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por eduardo moguel