¿Cómo el alcohol afecta la presión arterial?

El alcohol es rápidamente absorbido en el tracto gastrointestinal, viaja a través del torrente sanguíneo y es absorbido por diversos tejidos en todo el cuerpo. Provoca efectos inmediatos a corto plazo en tu cuerpo después de beber varios tragos en una sentada. También causa efectos crónicos a largo plazo si bebes regularmente en grandes cantidades. El alcohol tiene efectos diferentes sobre la presión arterial, dependiendo de la cantidad que consumes y si bebes ocasionalmente o de forma crónica.

Las pequeñas cantidades disminuyen la presión arterial

En pequeñas dosis, el alcohol tiene un efecto saludable sobre la presión arterial. Beber pequeñas cantidades de alcohol ha demostrado que reduce la presión arterial entre 2 y 4 mmHg. Este efecto protector del alcohol se produce cuando las mujeres beben un trago al día, y los hombres beben hasta dos bebidas al día. Sin embargo, no empiezas a beber alcohol únicamente por su efecto sobre la presión arterial, si es que no ya estás bebiendo.

Las grandes cantidades elevan la presión arterial: corto plazo

El consumo de alcohol superior a la cantidad recomendada para hombres y mujeres tiene el efecto inverso de pequeñas dosis: tener más de una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres en realidad eleva tu presión arterial. Este aumento en la presión arterial ocurre inmediatamente, pero el aumento es temporal. El alcohol también puede afectar a personas que están tomando medicamentos para bajar su presión arterial crónicamente alta, puesto que el alcohol puede interferir con los medicamentos que están diseñados para disminuir la presión arterial. Debido a que el medicamento no está funcionando eficazmente, la presión arterial de quienes toman estos medicamentos puede aumentar aún más.

Las grandes cantidades aumentan la presión arterial: largo plazo

Aunque tu presión arterial puede volver a la normalidad después de una noche de borrachera si sólo bebiste demasiado alcohol esporádicamente, beber cantidades excesivas de alcohol a largo plazo causa hipertensión arterial crónica. Además de sus efectos sobre la presión arterial, el alcohol también contribuye a la aterosclerosis del vaso sanguíneo e incluso aumenta el riesgo de sufrir un infarto.

Abstenerse repentinamente después de tomar por un largo plazo

Si bebes regularmente cantidades excesivas de alcohol, dejar de beberlo repentinamente podría resultar en un aumento aún más peligroso en la presión arterial. Consulta con un médico antes de dejar de beber o disminuir lentamente para evitar el aumento de la presión arterial. Sin embargo, si dejas de beber de una manera segura, tal como bajo el cuidado de un médico, tu presión arterial puede bajar significativamente.

Más galerías de fotos



Escrito por leah diplacido, ph.d. | Traducido por valeria garcia