Cómo alcanzar la plenitud atlética

Alcanzar la plenitud atlética es un proceso muy difícil que requiere compromiso a largo plazo, concentración y sacrificio. Tu vida entera debe ordenarse alrededor de esta meta: cómo entrenas, cómo comes, incluso cómo duermes, socializas y juegas. Existe una razón por la que pocas personas alcanzan la plenitud física: es un largo y duro camino hasta ahí. Sin embargo, si estás determinado, sin duda es posible alcanzar esta meta. Con voluntad y una estrategia comprensiva, puedes formar parte de un pequeño grupo de atletas de élite que alcanzan el más alto nivel físico.

Nivel de dificultad:
Difícil

Necesitarás

  • Ropa y zapatos de entrenamiento
  • Programa comprensivo de entrenamiento y nutrición
  • Entrenador

Instrucciones

  1. Define lo que es para ti la plenitud atlética. Para algunas personas, puede ser el llegar a un nivel profesional en un deporte. Para otros, ganar una competencia de levantamiento de pesas, terminar en los primeros lugares en una carrera a campo traviesa o entrar a los SEALS de la Marina. Para alcanzar ese nivel, primero debes decidir qué significa, y aceptar que probablemente te tome varios años alcanzarlo.

  2. Entrena duro. Aunque puedes tener grandes progresos por tu cuenta, si realmente deseas progresas a un nivel de élite en el área atlética elegida, necesitarás un entrenador y un programa hecho a tu medida, que tu entrenador desarrollará y te ayudará a ejecutar. Los campeones no son producto del azar, probablemente debas entrenar dos veces al día, al menos cinco veces por semana, con semanas ocasionales de descanso.

  3. Come mucho, pues gastarás grandes cantidades de energía. Es muy raro que un atleta de élite haga dieta para perder peso, ya que simplemente no tienen grasa corporal debido a las demanda constante que su desempeño conlleva. Deberás comer para sostener tu actividad física y mantener tu cuerpo en equilibrio.

  4. Duerme mucho. Las personas que entrenan a alto nivel reconocen la importancia vital del descanso y la recuperación. Si no duermes una noche, corres el riesgo de reducir tu sistema inmune y enfermarte, lesionarte o tener un desempeño inferior. Dormir de 8 a 10 horas por noche, en un cuarto fresco y totalmente obscuro es vital. Tomar siestas de 20 minutos durante el día también potenciará tu desempeño.

Consejos y advertencias

  • Puedes encontrar grandes entrenadores en las universidades o en las instituciones atléticas establecidas. Pide recomendaciones a otros atletas exitosos sobre con quién entrenar.
  • El desempeño de alto nivel siempre conlleva el riesgo de sufrir lesiones, pues tu cuerpo estará bajo mucha tensión.
  • Tu vida social probablemente sufra debido a tu compromiso con tu desarrollo atlético; muchas personas no entenderán por qué te esfuerzas tanto.
  • Las demás ambiciones tendrán que ser secundarias a esta meta.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por eduardo moguel