Ajuste del asiento de la bicicleta y dolor en la entrepierna

Tu rutina de ciclismo no debe castigar a los tejidos sensibles entre las piernas. El dolor inguinal es un indicador serio de un asiento mal ajustado, y se debe tratar inmediatamente para evitar daños permanentes. Elegir el asiento correcto y establecerlo correctamente para tus proporciones y estilo de conducción puede ayudarte a pedalear largas distancias sin correr el riesgo de una lesión.

Sentándote sobre tus huesos

El tipo de asiento que elijas depende de tu estilo de ciclismo y tus proporciones corporales. Primero y ante todo, un buen asiento soporta tu peso mediante la redistribución en tus isquiones, las protuberancias óseas de la pelvis que se encuentran en los glúteos. Puedes encontrar los huesos sentándote en una superficie plana, dura y sintiendo los puntos de contacto más firmes. Cualquier asiento que elijas no debe tener demasiado relleno, ya que el colchón extra puede redistribuir el peso a las áreas entre las piernas, y los tejidos sensibles pueden sufrir daños en los paseos más largos.

Acomodando tu altura

La altura del asiento es un ajuste fundamental para eliminar el dolor de la entrepierna. Con la bicicleta apoyada contra una pared, móntala y sube o baja el asiento, hasta que tu rodilla esté ligeramente doblada en la parte inferior de tu pedaleo. Si tienen que balancearte hacia adelante y hacia atrás sobre tus caderas para llegar a los pedales, el asiento está demasiado alto, y va a generar más dolor y rozaduras en la ingle.

Inclinación

Lo ideal sería que el asiento esté perfectamente nivelado para que puedeas inclinarte hacia delante y agarrar los pedales sin poner ninguna presión directa entre las piernas ni que se deslicen hacia adelante o hacia atrás. Si encuentras que el asiento es demasiado alto, puedes inclinarlo ligeramente hacia abajo para eliminar cualquier presión. El entumecimiento es un buen indicador de un asiento inclinado de forma incorrecta, y debe ser tomado como una señal de advertencia grave que le podría hacer daño al tejido entre las piernas.

Diferentes asientos, diferentes ciclistas

Los diferentes estilos de conducción ponen diferentes cantidades de peso en los isquiones en función de las exigencias de la actividad. Un corredor de ciclismo por lo general quiere un asiento estrecho que no roce durante los pedaleos de alta intensidad. Vas a poner más peso en las manos y los pies, y no se necesita una gran cantidad de relleno. Un ciclista casual debe buscar un asiento acolchado y confortable ya que tendrá menos peso en las manos y los pies y más en su parte trasera.

Más galerías de fotos



Escrito por max roman dilthey | Traducido por mariela rebelo