Cómo ajustar los radios de una bicicleta

Las llantas de ruedas deben ajustarse periódicamente para mantener la alineación apropiada. La alineación inadecuada normalmente se hace evidente cuando una sección de la llanta comienza a frotar la almohadilla de los frenos durante la rotación. Para que la bicicleta funcione correctamente, será necesario un alinead de la rueda. El centrado puede parecer complicado, pero con la práctica, el proceso puede llevarse a cabo de forma rápida y con poca dificultad.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Soporte de centrado
  • Llave para radios

Instrucciones

  1. Quita la rueda de la bicicleta y colócala en el soporte de centrado. Ajusta el brazo de pinza del soporte de rectificado de manera que las pinzas estén alineadas con la pared de la llanta y queden aproximadamente 0,5 cm de distancia de la pared de la misma.

  2. Gira la rueda para determinar si las pinzas tocan el borde de centrado. Si la llanta toca en cualquier punto, afloja las pinzas hasta que la rueda gire sin tocar. Haz girar la rueda. A medida que la rueda gira, cierra lentamente las pinzas hacia el borde hasta que escuches los dos toques. Busca la sección de la llanta que toca la pinza a medida que gira.

  3. Localiza la llave de radios apropiada para tu conjunto particular de rueda. Úsala, afloja el radio situado en el lado de la llanta que toca la pinza y aprieta el radio contrario. Realiza pequeños ajustes en ambos radios, sólo girando de un cuarto a medio giro cada vez.

  4. Repite los Pasos 2 y 3. Continúa este proceso hasta que las pinzas queden a 1 a 2 mm de cada lado de la llanta y la rueda gire a través de la pinza sin tocar.

Consejos y advertencias

  • Por lo general, habrá más de una sección de borde que tendrá que ser rectificada, y estas secciones pueden incluso estar en direcciones opuestas.
  • Comprueba siempre la tensión de los radios antes de montar. Una rueda mal tensada puede conducir a un fallo mecánico mientras se conduce.

Más galerías de fotos



Escrito por willard peveler, ph.d. | Traducido por martín giovana