Cómo ajustar un guante de catcher

Un guante de catcher es una de las piezas de equipo más importantes utilizadas en el campo de juego. Son moderadamente flexibles cuando los compras y pueden ser utilizados casi inmediatamente sin ser tratados de forma previa. No obstante, si deseas ajustar el guante a tus especificaciones, debes tomar ciertos pasos para que esté listo antes del juego.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Crema de afeitar
  • Aceite para guantes
  • Cuerda
  • Toalla

Instrucciones

  1. Coloca un poco de crema de afeitar en el bolsillo del guante de catcher. Frota la crema meticulosamente y luego repite el proceso. Una vez acabes, toma una toalla y retira el exceso.

  2. Coloca una pelota de béisbol en el bolsillo del guante y presiona el guante contra ella tan fuerte como puedas. Toma una cuerda y ata el guante para que quede en la posición de agarre. Deja el guante en esta posición por unas ocho horas.

  3. Desata el guante una vez haya pasado el tiempo y luego un rato a atrapar la bola con alguien que pueda arrojarla de forma un tanto fuerte. Si realizas esto con alguien que pueda hacer que el guante suene cada vez que atrapas la pelota ayudará a ablandar más aún el cuerpo. Con que realices este proceso por entre unos 15 y 20 minutos será suficiente.

  4. Rocía un poco de aceite para guantes sobre éste y frótalo meticulosamente. Asegúrate de que no haya residuos de aceite en el guante. Toma una pelota de béisbol y colócala nuevamente en el bolsillo del guante. Ata nuevamente una cuerda para que el guante sostenga esta forma por otras ocho horas.

Consejos y advertencias

  • Luego de que el guante haya sido tratado con la crema de afeitar y el aceite, debería estar listo. El cuero continuará ajustándose a tu mano a medida que juegues con él.
  • Conserva el guante limpio y retira el exceso de tierra y lodo. Si juegas en condiciones climáticas muy calurosas y secas, aplica un poco de aceite de guante a éste para evitar que el cuero se raje.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por andrés marino ruiz