Cómo ajustar los frenos de disco hidráulicos en una bicicleta de montaña

Los frenos de disco hidráulicos ofrecen muchas ventajas para una bicicleta. A diferencia de los frenos de llanta, los discos tienen un tremendo poder de frenado en barro, lluvia y nieve, y también pueden utilizarse con cualquier ancho de neumáticos. Estos sistemas están disponibles en versiones mecánica e hidráulica. Los frenos hidráulicos tienden a costar más, pero tienen un mayor poder de frenado. Como vas a usar un fluido en vez de un sistema de tracción por cable, el frenado tiende a ser más rápido y eficiente. Una vez que instalas unos frenos hidráulicos en tu bicicleta, necesitarás ajustarlos para asegurarte de que estén correctamente instalados y adecuados a tus preferencias de uso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Soporte para bicicleta
  • Llave hexagonal
  • Tarjeta de presentación

Instrucciones

  1. Coloca la bicicleta en el soporte.

  2. Revisa la palanca de frenos. Debe estar ubicada horizontalmente respecto al manillar, en una posición que sea fácil de alcanzar para ti. Para evitar modificar la palanca por accidente, debes rotarla hacia abajo para que no quede al mismo nivel del manillar, sino justo debajo. Utiliza una llave hexagonal para aflojar los pernos al mover las palancas de frenos a una posición adecuada.

  3. Alinea las pinzas de los frenos. Es importante posicionar estas piezas de modo que no choquen con el rotor de giro. Esto causa fricción en el movimiento, y en ocasiones un sonido de chillido o frotamiento cuando las pinzas no están alineadas.

  4. Haz girar la rueda del freno que vas a ajustar. Observa cómo el rotor gira entre las pinzas; éste debe quedar centrado. Si está presentando fricción, utiliza una llave hexagonal para aflojar los dos pernos de centrado que sujetan la pinza al freno de montaje.

  5. Tira gradualmente de la palanca del freno y aprieta los pernos. Si tienes problemas centrando el rotor, prueba deslizando una delgada tarjeta de presentación entre el rotor y las almohadillas, antes de tirar del freno.

  6. Haz girar la rueda y vigila el disco y las pinzas para asegurarte de que el rotor esté centrado y sin rozamiento.

  7. Lleva la bicicleta a una vuelta de prueba. Aplica gradualmente los frenos varias veces para ablandar los rotores. Comprueba que las palancas de los frenos estén en una posición cómoda, que los rotores no estén rozando y que la bicicleta esté frenando de forma eficiente.

Más galerías de fotos



Escrito por abby roberts | Traducido por pau epel