Cómo ajustar una cuerda para saltar

Saltar la cuerda desarrolla la coordinación, agilidad y, si se hace correctamente, puede proporcionar un intenso ejercicio cardiovascular. De acuerdo al Harvard Heart Letter, saltar la cuerda puede hacer que quemes entre 300 y 444 calorías cada media hora, dependiendo de tu peso corporal. La técnica de salto adecuada depende de una longitud adecuada en tu cuerda; si la cuerda es demasiado corta, tendrás problemas para saltarla de forma segura; por otro lado, si es demasiado larga, no podrás aumentar la velocidad del ejercicio. Ambos casos te generan problemas de hombros, muñecas y brazos, ya que te obligarán a alterar tu técnica de salto para acomodarse a la longitud de cuerda incorrecta.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cinta
  • Alicates
  • Tijeras o cuchillo afilado

Instrucciones

    Determinar la longitud de cuerda apropiada

  1. Párate en el centro de la cuerda para saltar.

  2. Lleva ambos mangos de la cuerda tan lejos como puedas. En una cuerda con longitud apropiada, los agarres deben llegar hasta tus axilas.

  3. Desplaza tus manos hacia abajo, hasta la altura de tus axilas, con la cuerda. Realiza unos cuantos saltos de práctica con tus manos en esta posición para confirmar que la cuerda tenga la longitud correcta; ésta debe apenas rozar el suelo con cada salto. Tal vez necesites juntar los agarres sueltos de la cuerda, para evitar que se enreden con el resto de ésta.

  4. Marca el punto donde el borde interior de cada agarre debe ubicarse, usando un trozo de cinta.

    Ajustar la cuerda

  1. Haz palanca para sacar el tapón del extremo del agarre en la cuerda.

  2. Pasa la cuerda por el agarre de modo que salga por el orificio que acabas de abrir. Saca la cuerda hasta que el borde interior del agarre quede alineado con la marca que hiciste en la sección uno.

  3. Engarza el collar metálico suelto alrededor de la cuerda, usando unos alicates, para sujetarlo en su lugar en el mango. Si tu cuerda no tiene un collar para engarzar, anúdala de modo que el mango se mantenga en su nueva posición. Antes de esto, pasa por el agarre una porción de cuerda extra con un largo igual al de éste, ya que tendrás que volver a pasar la cuerda por el mango después de esto.

  4. Pasa la cuerda de vuelta por el mango, o simplemente tira de ésta desde el borde interior del mango, hasta que el collar o nudo reposen firmemente dentro del agarre de la cuerda. Corta cualquier exceso de cuerda que sobresalga por el extremo del mango.

  5. Vuelve a colocar el tapón del extremo (si estaba presente para remover en el paso uno).

Consejos y advertencias

  • No todas las cuerdas son ajustables. Si simplemente no hay forma de alterar la longitud de tu cuerda para saltar, envuelve el exceso de cuerda alrededor de cada puño, hasta que lo que quede suelto entre tus manos corresponda a la longitud adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por pau epel