Cómo usar una air walker

Una máquina de entrenamiento air walker te da el beneficio de trabajar tanto la parte baja como la parte alta de tu cuerpo simultáneamente. Cualquier persona puede usar una air walker, sin importar su nivel de experiencia o condición física. Esta máquina te ofrece un ejercicio cardiovascular de baja intensidad y bajo impacto que te permite tonificar tu cuerpo entero para lograr la deseada pérdida de peso. Las máquinas air walker no tienen una marca específica; hay un número de fabricantes diferentes. El modelo de Pro Form es uno muy popular.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Sujeta los manubrios y párate sobre los pedales poniendo un pie a la vez. Asegúrate de que te sientas en equilibrio antes de comenzar a ejercitarte.

  2. Enciende el monitor y selecciona el nivel de entrenamiento que desees. La máquina también puede juntar otra información para ti como el tiempo, las repeticiones por minuto, las repeticiones totales, las calorías y tus estadísticas, las cuales se mostrarán en la pantalla mientras haces ejercicios. Toma una decisión sobre el número de calorías que desees quemar y la cantidad de tiempo que desees pasar ejercitándote.

  3. Mueve una pierna hacia adelante al tiempo que mueves la otra hacia atrás, mientras mantienes tus manos sujetando los manubrios. Experimentarás un aumento del ritmo cardíaco porque tu corazón necesitará trabajar más fuerte para bombear sangre hacia tus brazos y piernas. También estarás trabajando los músculos de tu torso a medida que mantienes el equilibrio sobre la máquina. Puedes cambiar la intensidad del ejercicios cambiando tu posición en la máquina. Por ejemplo: puedes flexionar tus piernas ligeramente o colocar tus manos en la barra en vez de los manubrios.

  4. Baja el ritmo a medida una vez que alcanzas tu meta en calorías y tiempo. Permite que tu respiración regrese a su ritmo normal al tiempo que mantienes tus brazos y piernas moviéndose. Esto le dará a tus músculos la oportunidad de enfriarse.

  5. Baja de la máquina lentamente quitando un pie a la vez, manteniendo tus manos sobre la barra de sujeción. Estira tus músculos después del ejercicios. Estirarse ayuda a aumentar el flujo sanguíneo hacia tus músculos, lo que ayuda a apresurar la recuperación después del ejercicio y también después de una lesión.

Más galerías de fotos



Escrito por sabrina stapleton | Traducido por maria del rocio canales