El uso de agua salada para lavar la boca

El agua salada ha sido utilizada por varias culturas a través de incontables generaciones para limpiar heridas y enjuagar la boca. La sal tiene propiedades antibacterianas y preserva alimentos cuando se aplica en abundancia, pero tiene efecto sobre microbios cuando se disuelve y se diluye en agua es menos claro. El agua salada cambia el pH de la boca, lo que disuade a la reproducción de muchos microorganismos, pero que no mata muchas formas directamente. Por lo menos, el agua salada es calmante en las membranas mucosas de esta, pero no debe ser ingerida en cantidad. Habla con tu dentista acerca de los beneficios de lavarte la boca con agua salada.

Breve historia

La preocupación por la higiene oral se remonta por lo menos 5.000 años en la antigua China y la India. Se hacen muchas referencias al lavado de la boca y su limpieza en los documentos de la medicina tradicional china y ayurvédica india y prácticas que datan de los primeros tiempos, de acuerdo con el libro “The Way of Ayurvedic Herbs”. La medicina ayurvédica es similar a la medicina herbolaria tradicional china, pero basada más en los rasgos de personalidad llamados doshas (humores o aires vitales). Cepillarse los dientes y enjuagarse la boca se hicieron relativamente comunes en los periodos griegos y romanos, e Hipócrates recomendó una mezcla de agua de pozo, sal y vinagre. Varias semillas y hierbas también se observaron para la capacidad de refrescar el aliento. Hoy en día, muchos enjuagues bucales de farmacia son a base de alcohol y contienen una variedad de compuestos antimicrobianos.

Beneficios del agua salada

La sal cruda, es principalmente cloruro de sodio, restringe el crecimiento bacteriano en muchos alimentos y los conserva debido a que absorbe las moléculas de agua. Las bacterias necesitan humedad para crecer, por lo que sin suficiente agua no pueden crecer bien. El agua salada no se considera un antibiótico, ya que proporciona bacterias con agua y no los mata por contacto inmediato. Sin embargo, según un artículo de 2003 publicado en el "British Dental Journal," los enjuagues de agua salada son beneficiosos porque alcalinizan temporalmente o aumentan el pH en la boca, lo que disuade a la proliferación bacteriana, ya que prácticamente todas las especies prefieren entornos ácidos. Además, el agua salada es isotónica y no irritante para las membranas mucosas, por lo que muchos dentistas utilizan enjuagues de agua tibia salada después de procedimientos dentales.

Otros aditivos

El agua salada se combina a veces con bicarbonato de sodio en una proporción de 50/50 para aumentar el efecto alcalinizante. La mitad de una cucharadita de cada uno en una taza de agua tibia es una dosis común. Otros ingredientes que se pueden añadir al agua salada o usar solos para enjuagar la boca incluyen peróxido de hidrógeno, néctar de coco, jugo de aloe vera, aceite de sésamo y aceite de girasol. El peróxido de hidrógeno es un buen amplio espectro antimicrobiano y mata a las bacterias en contacto.

Precauciones

Lavar la boca con agua salada y escupirla no es perjudicial, pero si se traga en grandes cantidades puede ser dañina. Según “Medical Biochemistry: Human Metabolism in Health and Disease” el consumo excesivo de agua salada conduce a la deshidratación y si el agua es demasiado salada podría causar vómitos. Beber un poco de ella no es un gran problema y, a veces se recomienda para las descargas intestinales y el intestino, pero el exceso de consumo de sal puede conducir a un mayor riesgo de hipertensión o presión arterial alta.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por gabriela nungaray