¿El agua mineral con gas es mala para tu salud?

Las bebidas carbonatadas como el agua mineral con gas, son comunes en la dieta de los estadounidenses; sin embargo, han surgido ciertas preocupaciones sobre si estas bebidas son responsables de una serie de riesgos para la salud que van desde problemas de los riñones hasta osteoporosis. Aunque algunas de estas preocupaciones tienen ciertos fundamentos, cuando se trata de diversas bebidas carbonatadas, la investigación sugiere que el agua mineral con gas es una alternativa segura al agua natural sin gas.

El proceso de carbonatado

El agua mineral es simplemente agua natural que se somete a un proceso de carbonatado mediante la adición de gas de dióxido de carbono y a continuación, a un sellado hermético. A medida que una cierta cantidad de gas se desprende del líquido, la presión se acumula en la parte superior del envase, lo que evita que el dióxido de carbono continúe escapando del líquido. Cuando el envase se abre, el gas comienza a escapar definitivamente de manera gradual, lo que se evidencia por medio de las burbujas que se elevan a la superficie. El sonido característico que se escucha al abrir una botella de agua de agua mineral o refresco carbonatado, es producto del gas a presión que se escapa de la botella. Si se deja abierto mucho tiempo, todo el dióxido de carbono se escapará de una vez, dejando el agua sin burbujas.

Erosión dental

Un estudio realizado en el año 2001 en la Universidad de Birmingham, trató de encontrar una relación entre el consumo de agua mineral con gas y la erosión dental. El estudio encontró que en última instancia, el agua mineral tenía un potencial erosivo apenas un poco mayor que el del agua natural sin gas. No obstante, en comparación a la soda azucarada convencional, el estudio encontró que el agua mineral ofrece "una alternativa segura a las bebidas ácidas erosivas, mientras que sus composiciones de iones minerales complejos pueden influir positivamente en los procesos de disolución en la superficie de los dientes".

Enfermedades del riñon

Otra preocupación asociada con las bebidas carbonatadas y las aguas minerales es que exista un vínculo entre el proceso de carbonatado y la incidencia de cálculos renales. De acuerdo con un estudio realizado en el 2008 llamado "Carbonated beverages and chronic kidney disease ("Bebidas gaseosas e insuficiencia renal crónica", beber refresco endulzado de cola regular puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades renales crónicas. Este hecho, sin embargo, no se asocia con el proceso de carbonatado, sino más bien el ácido fosfórico que se encuentra propiamente en los refrescos de cola. De hecho, el estudio concluyó que "las bebidas carbonatadas diferentes al refresco de cola no se asocian con las enfermedades renales crónicas".

Pérdida de calcio

Otra de las preocupaciones relacionadas con el agua mineral se relaciona con la duda de que si el carbonatado es responsable de la pérdida de calcio en el cuerpo, lo que contribuye a problemas de salud, como el desarrollo de la osteoporosis. Este temor, sin embargo, también parece ser infundado. Un artículo del 2006 en el diario "The Guardian" cita dos estudios independientes que señalan que no hay relación alguna entre el proceso de carbonatado y la pérdida de calcio. En un estudio español, se encontró que las mujeres que bebían agua carbonatada durante un período de dos meses mostraban una densidad ósea normal al cabo de ese tiempo. En el otro estudio, se le dio seguimiento a un grupo de personas en Omaha, Nebraska que tomaron bebidas carbonatadas durante un tiempo. De acuerdo a las muestras de orina, este grupo no demostró pérdida alguna de calcio. Como estos estudios ilustran, los efectos nocivos de este las bebidas con gas provienen de factores distintos al carbonatado, por lo que beber agua carbonatad es una alternativa saludable al agua natural no carbonatada.

Más galerías de fotos



Escrito por michael brent | Traducido por pei pei