¿Porqué el agua es importante para nuestro cuerpo?

El cuerpo humano es 60% agua. Tu cuerpo está perdiendo constantemente agua a través de diversos mecanismos fisiológicos. Sudoración, ir al baño y tan solo respirar causa que el cuerpo pierda agua. Sin reponer esta pérdida, beber líquidos, la ingesta de alimentos o con medidas más extremas como líquidos intravenosos o la alimentación por sonda, pueden ocurrir graves repercusiones. La confusión, disminución de la presión arterial, desequilibrios electrolíticos y arritmias cardíacas son síntomas de deshidratación primaria.

Regla 60-40-20

Todas las células consisten parcialmente en agua. Del 60% total de la composición de agua del cuerpo, dos tercios de eso es intracelular y una tercera parte es extracelular. Esto se conoce comúnmente como la regla 20-40-60, lo que significa que hay 60% de composición de agua con 40% intracelular y 20% extra-celular, señala el Departamento de Fisiología Molecular y Biofísica en la Universidad de Vermont. El líquido fuera de las células se encuentra principalmente en el espacio que rodea a las células, el plasma circulante en el torrente sanguíneo, así como en otros fluidos como moco y agentes digestivos.

Sangre y volumen de fluidos

El cuerpo requiere agua para mantener el volumen de sangre y otros fluidos. Cuando se pierde más agua de la que se ingiere, puede causar deshidratación. La deshidratación crónica ocurre con el tiempo y puede ser resultado de una inadecuada reposición de las pérdidas de agua diaria. La deshidratación aguda se produce cuando una gran cantidad de agua se perdió en un corto período de tiempo y no es sustituida. Esto puede ocurrir de sudoración durante el ejercicio vigoroso o por disminución de ingesta de líquidos, vómitos o diarrea durante una enfermedad.

El solvente universal

El agua es necesaria para la disolución y dispersión de vitaminas, minerales, glucosa, aminoácidos y otros nutrientes. El agua también ayuda en el proceso digestivo. Ayuda a descomponer los alimentos, ayuda en el movimiento de alimentos a través de los intestinos y lleva los productos de desecho y las toxinas del cuerpo a través de la orina y las heces.

Termoregulación

El agua es esencial para la regulación de la temperatura corporal a través de la termorregulación. El hipotálamo dirige la termorregulación, para mantener una temperatura interna en el resto de 36.5 a 37.5 grados Celsius, o 97.7 a 99.5 grados Fahrenheit, notas de la Universidad de Nuevo México. En el proceso de evaporación, los receptores de temperatura en la piel envían señales al hipotálamo para aumentar la velocidad de sudor cuando el cuerpo necesita refrigeración. Ya que el sudor se compone de agua y electrolitos, esto resulta en una mayor tasa de pérdida de agua.

Más galerías de fotos



Escrito por michael gray | Traducido por malourdes mpineda