El agua de coco y la presión sanguínea

La presión arterial alta o hipertensión puede ser difícil de controlar y el tratamiento va desde cambios en la dieta hasta el uso de medicamentos. Debido a que los cambios en la dieta significan restringir lo que comes, cualquier alimento nuevo, especialmente uno que parece tener un importante efecto positivo en el control de la hipertensión, es bienvenido. Esto representa una oportunidad para aquellos que ganan dinero rápidamente con la última novedad, pero en el caso del agua de coco, la investigación preliminar ha mostrado algunos resultados interesantes.

La presión arterial

Hay dos números en la lectura de tu presión arterial. El número de arriba (el sistólico), mide la presión en las arterias cuando el corazón late. Mientras que el de la parte inferior (el número diastólico), mide la presión en las arterias entre latidos del corazón. Para el adulto promedio, una presión sanguínea normal debe encontrarse entre 90 y 120 para el sistólico y entre 60 y 80 para el diastólico.

Las afirmaciones e identificación del agua de coco

El agua de coco es el líquido que se encuentra en el interior de los cocos tiernos. No es lo mismo que la leche de coco, la cual se exprime de la carne del coco. Como el nombre sugiere, el agua es clara, mientras que la leche es blanca. El agua es dulce y contiene potasio, sodio, calcio, vitamina C y otros nutrientes. La Extensión Cooperativa de la Universidad de California del condado de Sonoma dice que el agua de coco se ha convertido en un sustituto de las bebidas para deportistas, aunque "Los Angeles Times" señala que el equilibrio de potasio y sodio en el agua de coco es muy diferente que la fórmula de las bebidas deportivas. Es el relativamente alto nivel de potasio el que hace que el agua de coco se considere como un posible tratamiento para la hipertensión.

La presión arterial y el potasio

El potasio (tanto el cloruro de potasio en forma de suplemento como el citrato de potasio como componente alimentario), puede ayudar a disminuir la presión arterial. El potasio ayuda a equilibrar el nivel de sodio en la sangre y mantiene al organismo funcionando adecuadamente. La American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) hace notar que muchas de las verduras que puedes comer de acuerdo con las dietas de Dietary Approaches to Stop Hypertension (Enfoques dietéticos para detener la hipertensión o DASH), son ricas en potasio. La idea de beber agua de coco es que el potasio que contiene funcione como cualquier otro alimento que lo contenga.

Investigaciones reales

Un estudio del 2005 consideró el efecto del agua de coco en la hipertensión. El estudio en "The West Indian Medical Journal" informó que el agua de coco sí tenía un efecto definido sobre la presión arterial, bajando la presión sistólica en un 71 por ciento y la presión diastólica en un 29 por ciento en sujetos que bebieron agua de coco. Otra grupo dentro del estudio recibió una mezcla de agua de coco y mauby (otro bebida tropical), logrando una reducción del 43 por ciento en la presión sistólica y 57 por ciento en la presión diastólica. Aunque los resultados parezcan prometedores, sólo es un estudio. Se necesitan más de ellos para verificar los efectos del agua de coco sobre la presión arterial.

Precauciones

La hipertensión es una enfermedad grave que requiere la supervisión de tu médico. Aunque no te haya prescrito medicamento alguno, mantenlo al día sobre todo lo que hagas. Aunque el agua de coco parezca inofensiva, no debes correr el riesgo de sufrir efectos secundarios sin un profesional médico esté enterado de todo lo que estés haciendo. Es posible ingerir un exceso de potasio y dañar tus riñones si no están en la mejor forma (puedes sufrir hipercaliemia y requerir atención médica urgente), y afectar negativamente a los niveles de líquidos y electrolitos de tu cuerpo. Si ya estás usando un sustituto de sal a base de potasio o si tienes problemas con tus riñones, informa a tu médico de cualquier aumento de tu ingesta de potasio.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por josué miraflores m