¿Puede el agua ayudarte a eliminar el azúcar del cuerpo?

El azúcar es semejante al oro, hablando desde el punto de vista metabólico. Tu cuerpo conserva meticulosamente el azúcar de la sangre, o glucosa, debido a que tu cerebro, músculos y muchos otros tejidos la usan como su combustible primario. A medida que los riñones filtran tu sangre, la glucosa fluye con agua dentro del filtrado. No obstante, bajo circunstancias normales virtualmente toda el azúcar filtrada se reabsorbe en tu corriente sanguínea, y por lo tanto tomar agua no ayuda a que salga diluida de tu cuerpo.

El azúcar y tus riñones


Tus riñones reabsorben la glucosa en la sangre para que no se pierda con la orina.

Tus riñones normalmente procesan aproximadamente de 34 a 46 galones (128.7 a 174.1 litros) de fluido de tu corriente sanguínea diariamente. A medida que la sangre pasa por tus riñones, las unidades de procesamiento llamadas nefronas filtran el agua, glucosa, sodio, potasio y otros pequeños químicos disueltos. Los transportadores especializados en la glucosa reabsorben el azúcar lo que evita que esta se pierda con la orina. La conservación del azúcar en tus riñones es necesaria para evitar una pérdida en gran escala de este combustible esencial del cuerpo.

Glucosuria


Uno de los síntomas de la diabetes es la presencia de glucosa en la orina.

Alguna glucosa se puede verter en tu orina si tienes altos niveles de azúcar en la sangre. La diabetes es la causa más común de la presencia de glucosa en la orina, también conocida como glucosuria. Algunas prescripciones médicas también causan a veces derrames variables de glucosa en la orina. Puedes experimentar sed y ganas de orinar crecientes si tienes diabetes y glucosuria. No obstante, tomar agua adicional no va a eliminar el exceso de azúcar de tu corriente sanguínea.

Grasa metabólica por el exceso de azúcar


El consumir azúcar en exceso hace que esta se almacene en forma de grasa en tu cuerpo.

Si consumes demasiada azúcar, tu cuerpo la almacena para uso futuro. La forma de almacenamiento de la glucosa, llamada glucógeno, se acumula fundamentalmente en tu hígado y músculos. Si tienes suficiente glucógeno almacenado, el exceso de azúcar se convierte en una forma de grasa llamada triglicéridos. Las células grasas en todo tu cuerpo absorben los triglicéridos. El mecanismo de almacenamiento contribuye a la acumulación de grasa corporal si consumes regularmente demasiada azúcar. La única manera de librarte del exceso de azúcar de tu cuerpo, ya estando almacenada como glucógeno o como grasa, es quemar más calorías de las que consumes. Puedes lograr esto con una dieta reducida en calorías, incrementando la actividad física o una mezcla de ambas cosas.

Azúcar en la dieta


Las comidas congeladas pueden ser una fuente inadvertida de azúcar.

Muchas fuentes de azúcar en la dieta son claras, tales como dulces, gaseosas regulares, pasteles, galletas y otros postres. No obstante, puedes no reconocer la cantidad de azúcar presente en otros alimentos comunes. Los cereales listos para comerse, barras de refrigerio, jugos de frutas y bocadillos, yogures de sabores, comidas congeladas, aderezos para ensaladas, salsas embotelladas, bebidas de café gourmet y muchos otros alimentos procesados pueden contener altos niveles de azúcar. Para reducir el monto de azúcar en tu dieta, disminuye la ingestión de alimentos endulzados, gaseosas regulares y dulces. Si adquieres alimentos procesados, verifica la información nutricional para que determines los gramos de azúcar por ración. Planea tus comidas y bocadillos para que minimices tu consumo de azúcar añadida.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por josé alcázar.