Cómo agregar cebolla a la carne molida antes de cocinarla

Mezcla la cebolla y otros ingredientes dentro de la carne molida antes de darle forma a tus albóndigas, tortitas o pastel de carne.

Mezcla la cebolla y otros ingredientes dentro de la carne molida antes de darle forma a tus albóndigas, tortitas o pastel de carne.

La carne molida con cebolla es una combinación llena de sabor que se utiliza en una variedad de recetas. A veces, así como con un sloppy Joes o una cacerola de carne, puedes verter la cebolla picada dentro de la sartén con la carne mientras la cocinas. Esto no funciona para preparaciones sólidas, como el pastel de carne, albóndigas y tortitas de carne. En tales casos, necesitas incorporar completamente una cebolla picada en la carne molida antes de crear la forma y cocinarla.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Tabla de cortar
  • Cuchillo de cocina
  • Tazón para mezclar
  • Cuchara
  • Aromáticos, hierbas y especias adicionales

Instrucciones

  1. Frota la cebolla entre tus dedos para remover la capa exterior de la cáscara. Desecha la piel y recuesta la cebolla sobre la tabla de cortar. Sostenla en su lugar con tu mano no dominante y corta 1/2 pulgada del extremo del tallo utilizando un cuchillo afilado. Desecha esa pieza.

  2. Coloca la cebolla en posición vertical sobre el extremo plano. Sostenla con una mano, doblando tus dedos ligeramente y corta la cebolla a la mitad con un corte hacia abajo. Pela el resto de la piel y la capa exterior dura de cada mitad de la cebolla y desecha las partes removidas.

  3. Recuesta cada mitad de la cebolla sobre el lado plano. Corta una mitad a la vez, sosteniéndolas de forma firme al presionarlas por encima. Crea cortes horizontales, pero no hasta el final. Haz las rodajas tan pegadas como sea posible, para unos cortes finos, los cuales son del tamaño apropiado para incorporar dentro de la carne molida.

  4. Sostén la cebolla del extremo de la raíz, doblando tus dedos ligeramente. Haz cortes verticales lo suficientemente unidos, empezando desde el extremo de la raíz, pero dejando el otro extremo intacto. A medida que te vayas acercando al otro extremo, sostén ambos lados de la cebolla y presiónalos para que queden firmes. Rota la cebolla 90 grados sin soltarla y haz cortes verticales perpendiculares a través de todo el largo.

  5. Desenvuelve la carne molida y retírala del paquete. Colócala sobre un tazón grande para mezclar y divídela en trozos pequeños con una cuchara.

  6. Vierte la cebolla picada dentro del tazón. Agrega otros aromáticos, hierbas y especias deseadas, como ajo picado, hongos (mushroom) o pimientos finamente picados, sal, pimienta negra, albahaca (basil), orégano (oregano), tomillo (thyme) o un chile en polvo picante.

  7. Mezcla con tus manos la cebolla y otros aromáticos, hierbas y especias dentro de la carne molida. Voltea la carne repetidamente y amásala continuamente para incorporar los ingredientes por completo.

  8. Moldea tus albóndigas, pastel de carne, tortitas u otra preparación una vez la cebolla y los otros ingredientes se dispersen uniformemente a través de la carne molida.

Consejos y advertencias

  • Lava tus manos después de tocar la carne molida cruda antes de tomar los contenedores de las hierbas y especias y otros artículos que no vayas a cocinar o lavar. Lava tus manos nuevamente cuando termines de incorporar la cebolla y de moldear la carne molida.
  • No levantes la cebolla con un cuchillo, el hábito de frotar un cuchillo contra la tabla de cortar acelera grandemente su deslustre.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por alejandra rojas