Agregado de levadura extra al pan

La levadura es un organismo vivo que cuando se mezcla con agua, azúcar y harina hace la magia crear un pan aireado y crocante. Desafortunadamente, la levadura se conserva fresca solamente durante un año, a partir del cual comienza a perder potencia. Si has tenido resultado desalentadores, prueba de usar levadura fresca. Si esto no funciona, puedes agregar un poco más de levadura a la receta, pero esto podría alterar el sabor y la textura del pan.

Levadura 101

Cuando la levadura se mezcla con agua tibia y azúcar, esta se disuelve y libera burbujas de dióxido de carbono y alcohol. Estas burbujas hacen que el pan crezca, mientras que el alcohol le da sabor. Las levaduras también ayudan a la formación del gluten, que fortalece la masa. Como la harina y el agua se amasan juntos, las proteínas de la harina se combinan con el agua para crear el gluten. El gluten es lo que le da al pan su textura suave y elástica y le permite crecer. A medida que se forman las burbujas de dióxido de carbono, estas ayudan a combinar las proteínas con el agua de tal manera que el gluten se desarrolla. La cantidad de levadura que agregues, determinará la rapidez y la fuerza con la que ocurren estos procesos.

Comienzo rápido

Si agregas más levadura a la masa del pan, esta crecerá más rápidamente. Agregar un poco más de levadura es útil si estás apurado y deseas que la masa entre al horno rápidamente. Sin embargo, pueden ocurrir varias cosas negativas si agregas demasiada. La masa podría levar demasiado rápido y producir demasiado gluten. Cuando esto ocurre, la masa podría colapsar, de forma similar a un globo que estalla cuando se lo llena con demasiado aire. Otra cosa a considerar es el sabor. El lavado lento permite que se desarrolle más alcohol, lo que le da al pan su delicioso sabor. Si agregas demasiada levadura, el sabor a esta dentro del pan podría ser más fuerte del que deseas.

Cereales integrales saludables

Los panes integrales tienen más fibra y nutrientes que el pan blanco, pero hacerlos puede ser frustrante. Se levan más lentamente y normalmente resultan más densos que el pan blanco. Agregar más levadura, sin embargo, rara vez resuelve el problema. En la mayoría de los casos, deberías agregar sólo la cantidad de levadura que lleva la receta. Permite que el pan leve al doble de su volumen, lo que puede llevar más tiempo que en el caso del pan blanco. Amasa bien el pan para desarrollar el gluten. Comienza usando una parte de harina blanca por cada parte de harina integral. A medida que ganas experiencia, puedes usar más harina integral. La harina integral no contiene tanto gluten como la harina blanca, que es una razón por la que este pan a menudo resulta más denso. Agrega un poco de gluten vital de trigo, que se consigue en línea o en la sección de panadería de los supermercados. Esta harina con alta concentración de gluten puede ablandar incluso panes hechos con 100% de harina integral. Cualquier ingrediente que sume humedad, como miel, mantequilla o puré de papas, también ablanda el pan.

Consejos para el éxito

Si deseas reducir el tiempo de preparación del pan, puedes agregar un poco más de levadura (hasta 1/2 cucharadita), pero en general, es mejor mantener la cantidad estipulada en la receta. Para acelerar el proceso, asegúrate de usar agua tibia, hasta 115° F. Coloca la masa del pan en un recipiente aceitado, cubierto con una toalla y colócalo en un lugar tibio. En algunos casos, es preferible reducir la cantidad de levadura. Esto es así cuando vives en alturas, donde el pan naturalmente se leva más rápidamente. Si usas levadura instantánea, en lugar de levadura activa, puedes disminuir la cantidad de levadura que usas. Si horneas pan a menudo, es posible que tengas esporas naturales en tu cocina. En este caso, puedes usar menos levadura. Finalmente, si deseas un levado largo y lento para desarrollar sabor y crear un pan crujiente y blando, disminuye la cantidad de levadora a menos de 1 cucharadita.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por paula santa cruz