Por qué se aflojan los dientes

Los dientes de leche se aflojan y se reemplazan en la niñez por los dientes permanentes. Esto forma parte normal del crecimiento y del desarrollo. Cuando se aflojan los dientes de los adultos, es un problema. Las condiciones que causan que se aflojen los dientes afectan a los dientes en sí o a las pequeñas fibras del ligamento que mantienen a cada diente fuertemente arraigado en la boca. Una vez que se comprometen estas estructuras, cuán flojos están los dientes depende de la gravedad de la situación.

Enfermedad periodontal e infección

La enfermedad periodontal es una enfermedad de las encías que daña las estructuras de soporte de los dientes. Normalmente hay unos pocos milímetros de espacio entre un diente y las encías sanas que lo rodean. Las cerdas de los cepillos de dientes y el hilo dental pueden ingresar en esos pequeños espacios para mantenerlos limpios. Cuando la enfermedad periodontal está activa, estos espacios se convierten en bolsillos más profundos donde quedan atrapadas las bacterias. Estos bolsillos son demasiado profundos para que el cepillado pueda limpiarlos efectivamente. La inflamación causada por estas bacterias y los depósitos de placas llevan a la destrucción del hueso y de las fibras que sostienen a los dientes en su lugar. Este es el ciclo progresivo de inflamación y destrucción del hueso que requiere un tratamiento profesional. Una vez que este proceso se inicia, los dientes pueden aflojarse y hacerte sentir incómodo. Los dientes afectados pueden caerse por su propia cuenta o ser extraídos porque ya no tienen el suficiente soporte para mantenerse estables dentro de la boca. La infección de 1 o más dientes en la boca también puede causar inflamación y destrucción, lo que puede conducir a que los dientes se aflojen. Las infecciones de esta naturaleza pueden deberse a caries no tratadas, enfermedad periodontal no tratada o dientes rotos.

Fuerzas traumáticas

Si los dientes están constantemente sometidos a fuerzas traumáticas, se pueden aflojar con el paso del tiempo. Ejemplos de fuerzas traumáticas son el bruxismo o el apretar los dientes. Si solo 1 diente está recibiendo sustancialmente más fuerza que los que lo rodean, ese diente puede aflojarse. El tratamiento de ortodoncia también ejerce fuerza sobre los dientes, resultando en la movilidad que permite que los dientes se muevan para alinearse.

Lesión y fracturas

Las lesiones traumáticas pueden desplazar a un diente dentro de su alvéolo en varias direcciones diferentes. Este cambio de posición puede fracturar el hueso que rodea al diente y dañar las fibras que mantienen el diente en su lugar. Si la raíz del diente está fracturada, la porción del diente que está expuesta en la boca se afloja.

Lesiones en el hueso

Varias condiciones pueden llevar a lesiones óseas en la mandíbula. Estas lesiones pueden destruir el hueso o expandirlo y hacer que el maxilar parezca más grande. Las lesiones óseas desplazan o aflojan los dientes y pueden estar vinculadas a tumores o a determinados tipos de cáncer, como un linfoma o leucemia. Los exámenes de cáncer oral realizados en los controles dentales periódicos y en los exámenes físicos realizados por un médico pueden ayudar a identificar tumores benignos y malignos.

Qué hacer

Si te preocupan tus dientes flojos, tu dentista puede evaluar tu situación y guiarte hacia los tratamientos adecuados, de ser necesario. Visita a tu dentista periódicamente, junto con un buen cuidado y vigilancia en tu hogar son las mejores maneras de mantener una sonrisa fuerte y sana.

Más galerías de fotos



Escrito por adeola abisogun | Traducido por irene cudich