Cómo afilar una cortadora de cabello

Utilizar cortadoras de cabello romas no es divertido en absoluto. Las cortadoras jalan el pelo a medida que las usas y pueden dejar líneas irregulares abruptas, incluso en el corte más cuidadoso. Si bien el mantenimiento adecuado debe ser suficiente para mantener las cortadoras afiladas, pueden perder el filo de vez en cuando. Mantén los cortes de cabello precisos limpiando y afilando correctamente las cortadoras cuando se vuelvan romas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Alcohol
  • Hisopos de algodón
  • Piedra de afilar
  • Paño suave

Instrucciones

  1. Retira la hoja superior quitando los tornillos que la sujetan en su lugar. Usa un cepillo pequeño para quitar todo el pelo y la suciedad de la cuchilla y límpiala con un paño suave.

  2. Quita el polvo de la parte interior de la hoja con el paño suave teniendo cuidado de quitar toda la suciedad y el pelo del ensamblaje.

  3. Afila la cuchilla con una piedra de afilar. Haz esto de la misma manera que lo hiciste con la cuchilla, frotando el borde en una dirección contra la piedra. Sólo necesitarás unos pocos movimientos ya que la mayoría de las cortadoras de pelo están diseñadas para afilarse a sí mismas y funcionarán mejor cuando estén limpias.

  4. Elimina el óxido de la cuchilla con una bola de algodón empapada de alcohol. Es posible que necesites aplicar más presión o quitar el óxido en las cortadoras viejas o aquellas que no han tenido mantenimiento por un largo tiempo. Continua frotando con el hisopo empapado en alcohol hasta que salga limpio.

  5. Vuelve a ensamblar la cuchilla. Asegúrala con los tornillos nuevamente. Atorníllalos firmemente para sostener la cuchilla en su lugar.

  6. Limpia el exterior del ensamblaje de cuchillas con alcohol para eliminar cualquier suciedad o bacterias restantes y almacénala en un lugar limpio y seco.

Consejos y advertencias

  • Mantén tus cortadoras limpias y con un buen mantenimiento para evitar la necesidad de afilarlas.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole campbell | Traducido por jane laury