Cómo afeitarme el ombligo sin crema de afeitar

Con la electrólisis, la depilación con cera y las cremas depilatorias, los hombres pueden deshacerse del vello no deseado en el estómago y alrededor del ombligo de distintas maneras. Sin embargo, la forma más rápida y en la mayoría de los casos la menos dolorosa de eliminar este vello no deseado es un una maquinilla de afeitar, agua y jabón. Evita la irritación por el afeitado o los pelos encarnados preparando tu vientre en forma adecuada antes de afeitarlo y cuidándolo después de hacerlo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Toalla de mano
  • Humectante líquido o una barra de jabón
  • Maquinilla de afeitar nueva desechable
  • Loción humectante o una loción para después del afeitado

Instrucciones

  1. Humedece una toalla de mano con agua caliente. Presiona el paño húmedo contra el estómago durante uno o dos minutos. El agua tibia suaviza la piel, lo que ayuda a prevenir la irritación por el afeitado. Tomar una ducha antes de afeitarte el vientre es otra forma eficaz de suavizar la piel.

  2. Haz espuma con una barra humectante o jabón líquido y agua tibia. Esparce una capa delgada de jabón sobre tu estómago.

  3. Desliza una maquinilla de afeitar nueva y desechable sobre el vientre, afeitando en la dirección del crecimiento del vello. Para prevenir la irritación siempre debes tener una capa delgada de espuma de jabón. Nunca te afeites sobre la piel sin espuma.

  4. Tensa la piel alrededor del ombligo con una mano mientras afeitas sobre la zona con la otra. Párate frente a un espejo mientras te afeitas, si tienes problemas para ver el ombligo mientras lo haces.

  5. Vierte agua tibia sobre el vientre para quitar el jabón restante y seca tu piel. Evita frotar el vientre recién afeitado, ya que esto puede irritar la piel.

  6. Cubre el vientre con una capa delgada de loción humectante o de loción para después de afeitar para evitar la irritación y la dermatitis por el afeitado.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por alejandra prego