¿Cómo puedo afeitarme la cara sin hacerme daño?

Un mal necesario para la mayoría de los hombres, el afeitado puede convertirse rápidamente de una molesta tarea diaria en una experiencia dolorosa si se hace incorrectamente. El dolor por afeitarse se produce por muchas razones, incluyendo la preparación inadecuada, utilizar una cuchilla sin filo o no hidratar adecuadamente tu cara recién afeitada. En lugar de sufrir por el dolor, irritación y bultos rojos que se producen por una afeitada inapropiada, prepara y usa los materiales adecuados para asegurarte de que tu afeitada matutina sigua siendo una experiencia sin dolor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Exfoliante facial
  • Toallas suaves
  • Aceite para antes de afeitarse
  • Crema o gel hidratante
  • Rasuradora desechable
  • Loción hidratante para después del afeitado

Instrucciones

  1. Frota un exfoliante en tu cara usando círculos superpuestos antes de enjuagarte con agua tibia. Seca suavemente tu cara con una toalla suave. La efoliación ayuda a eliminar la suciedad, aceites y la suciedad de los poros. Lavarse ayuda a suavizar la piel, lo que causa menos irritación durante el afeitado.

  2. Cubre tu cuello, mejillas y barbilla con una capa delgada de aceite para antes de afeitar. El aceite ayuda a suavizar la piel aún más para evitar la irritación. Deja que el aceite seque durante 10 a 20 segundos antes de continuar.

  3. Cubre tu cuello, mejillas y barbilla con una fina capa de crema o gel de afeitar hidratante. Si tu piel es sensible, elije un producto sin olor. Humedece una rasuradora desechable bajo el grifo con agua tibia antes de comenzar a afeitarte la cara en la dirección del crecimiento del pelo.

  4. Enjuaga la afeitadora después de cada paso por tu cara a medida que continúes afeitándote. Una vez que hayas terminado de afeitarte la cara, elimina cualquier resto de gel o crema de afeitar con agua tibia. Examina tu cara y si notas puntos perdidos, humedece el área con agua tibia, aplica una capa fina de crema o gel de afeitar antes de pasar una navaja de afeitar húmeda sobre ella en la dirección del crecimiento del pelo.

  5. Moja tu cara una última vez con agua tibia antes de secarla suavemente con una toalla suave. Evita frotar vigorosamente tu cara, lo que irritará tu piel recién afeitada. Aplica una fina capa de loción para después del afeitado o hidratante facial dependiendo de tu preferencia.

Consejos y advertencias

  • Elije una loción para después del afeitado que contenga un FPS de por lo menos 10 o 15. Si persiste la irritación considera afeitarte en la ducha. La exposición constante al agua y la humedad mantiene tu piel suave y flexible y ayuda a prevenir la irritación.

Más galerías de fotos



Escrito por jaimie zinski | Traducido por esther guerrero