Cómo puede afectar la salud de un niño su comportamiento en el aula

Cuando un niño no se siente bien, puede tener un impacto en su comportamiento en el aula. Los niños que vienen a la escuela sintiendo que no están en su mejor momento puede ser emocionales e irritables, y estos sentimientos pueden convertirse en actuar de manera inadecuada para el ambiente de la clase. Las enfermedades agudas como infecciones del oído y el resfriado común, así como las enfermedades crónicas, pueden afectar la capacidad del niño para aprender, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics' Healthy Children. El establecimiento de hábitos saludables en las áreas de sueño, el ejercicio y la buena nutrición y el trabajo con el pediatra de tu hijo y la maestra pueden ayudar.

Sueño

De acuerdo con KidsHealth, los niños en edad escolar necesitan de 10 a 12 horas de sueño por noche para mantenerse saludables y funcionando en su mejor momento. La falta de sueño puede causar irritabilidad y comportamiento hiperactivo que pueden extenderse desde el hogar a la clase. Si tienes dificultades para conseguir que tu hijo duerma lo suficiente, habla con su pediatra para descartar cualquier problema de salud que pueda estar contribuyendo al problema. Mantener al maestro de tu niño informado de los problemas de sueño le ayudará a entender y hacer frente a los problemas en el aula de manera apropiada.

Actividad física

Obtener suficiente ejercicio es una parte importante de mantener a los niños sanos y reducir los problemas de comportamiento relacionados con la enfermedad en la escuela. De acuerdo con Centers for Disease Control, citando una encuesta de comportamiento de 2009 de National Youth Risk Behavior Survey (YRBS), los estudiantes que eran físicamente activos tenían grados más altos y eran menos propensos a involucrarse en conductas no saludables que sus pares que no eran físicamente activos. El aumento de la actividad física fortalece el sistema inmunológico y reduce la ansiedad en los niños ayudándoles a obtener mejores resultados en la escuela y tienen menos problemas de comportamiento.

Nurición apropiada

Según un estudio de 2011 realizado por el Connecticut State Board of Education, una buena nutrición es esencial para la salud y bienestar de los niños. El estudio mostró que los niños que no tienen acceso a una alimentación de calidad recibieron las puntuaciones más bajas en matemáticas, tenían más probabilidades de repetir un grado, y tenían dificultades para llevarse bien con otros niños. La deficiencia de hierro en la nutrición deficiente está vinculada a la corta capacidad de atención, irritabilidad, fatiga y dificultad para concentrarse. El bajo consumo de proteínas se asoció con puntuaciones de las pruebas de rendimiento más bajas.

Enfermedad aguda

Las enfermedades agudas como la gripe, faringitis estreptocócica o infecciones del oído son comunes en los años de edad escolar. Cuando tu hijo tiene una infección del oído, puede experimentar dificultad para oír varios días antes de una enfermedad y varios días después, mientras que el líquido sale del oído interno. Durante este tiempo, puede tener dificultad para concentrarse, tener dolor o sentirse demasiado cansado, lo que puede conducir a problemas de conducta en la escuela. Según el National Institute on Deafness and Other Communication Disorders, un niño puede tener líquido en el oído medio durante tres a seis semanas después del tratamiento. Obtener el tratamiento adecuado para las enfermedades agudas de una manera oportuna puede reducir el número de días escolares perdidos y ayudar a eliminar los problemas de comportamiento de la enfermedad.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por verónica sánchez fang