Cómo pueden afectar las lesiones a los atletas a futuro

Si practicas un deporte de contacto como el fútbol americano o participas en competencias individuales, como gimnasia, las demandas del atletismo pueden aumentar la probabilidad de que experimentes una lesión. Desafortunadamente, algunas lesiones pueden tener consecuencias a largo plazo que pueden extenderse durante años después de que tu lesión ha sanado. Si experimentas una lesión, siempre habla con tu médico acerca de las consecuencias a largo plazo y las opciones de tratamiento.

Conmociones cerebrales y el deterioro cognitivo

Una conmoción cerebral es una lesión traumática del cerebro que se produce cuando un golpe en la cabeza hace que tu cerebro golpee contra tu cráneo. Esto puede ser una lesión común en los atletas que participan en deportes de contacto como el fútbol, ​​el hockey o el boxeo. De acuerdo con un estudio publicado en la edición de enero 2009 de la revista médica "Brain", los atletas que sufrieron una o más conmociones cerebrales durante sus carreras atléticas eran más propensos a experimentar una disminución en su rendimiento físico y mental 30 años más tarde en la vida en comparación con los que no sufrieron una conmoción cerebral. El estudio probó el rendimiento cognitivo, neurológico y físico de 19 ex atletas con antecedentes de conmoción cerebral y 21 atletas sin historia de dicho traumatismo. Los investigadores teorizaron que una conmoción cerebral puede dañar las partes de la memoria y la atención del cerebro.

Artritis

El desgarro en el cartílago o en los ligamentos dentro del campo de juego puede aumentar la probabilidad de que un atleta pueda sufrir artritis más adelante en la vida, según indica National Center for Sports Safety. La artritis ocurre cuando el cartílago protector que amortigua los huesos se desgasta, causando que los huesos se toquen entre sí. El resultado es dolor, inflamación y dificultad para mover las articulaciones. La tensión proveniente de lesiones como un desgarro del ligamento cruzado anterior, o ACL, puede conducir a la aparición temprana de la artritis. Si experimentas una lesión de este tipo, evita las actividades vigorosas hasta que se haya solucionado y sanado el problema para reducir el riesgo de artritis.

Deformidad ósea

Los atletas infantiles tienen huesos que aún están en crecimiento y se están formando. Si una lesión se produce sobre la placa de crecimiento óseo de un niño, el área donde crecen nuevas células óseas, el niño puede experimentar una deformidad del hueso debido a que el hueso ya no puede crecer adecuadamente, de acuerdo con “European Journal of Pediatrics". Además del crecimiento desacelerado, un hueso mal curado puede tomar una apariencia torcida o tener una muesca adicional visible en el hueso. Los dedos rotos no soldados adecuadamente pueden dar lugar a este tipo de deformidad ósea.

Consideraciones

Cuando se trata de deportistas y lesiones, siguiendo cuidadosamente las instrucciones de un médico respecto a la recuperación puede ser vital para reducir el riesgo de complicaciones futuras. Por ejemplo, un niño que sufre una conmoción cerebral debe descansar de la actividad física y entrar en "reposo cerebral" para dejar que el cerebro repose el tiempo suficiente y se cure. Se trata de tomar un descanso de las actividades que requieren de concentración, como estudiar, leer o ver las noticias. Con menor actividad cerebral, tu cerebro tiene tiempo para sanar. Aunque cada lesión puede dejar sus cicatrices particulares, tratar las lesiones hasta que sanen completamente puede minimizar los resultados nocivos a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por priscila caminer