¿Pueden afectar a los adolescentes las discusiones entre los padres?

Los niños no quieren ver pelear a sus padres. Aunque los desacuerdos y las discusiones ocurren en las familias saludables, te preguntarás si tus hijos adolescentes se ven perjudicados al presenciar tus riñas conyugales. Un estudio publicado en “Family Process” en marzo de 2010 encontró que los niños entre 10 y 15 años se sentían perturbados por las discusiones de sus padres, aunque trataron de fingir lo contrario. Aunque esto no significa que todos los niños que se sienten alterados por las discusiones de los padres se vean perjudicados, hay una variedad de factores que pueden afectar el impacto de las peleas en los adolescentes.

Efectos directos de las peleas de los padres en los adolescentes

Según un estudio publicado en el “Social Development” en 2011, los adolescentes pueden beneficiarse de ver cómo resuelves los conflictos mientras haces esto con todo respeto, sin insultar a los demás y sin violencia. De hecho, si los adolescentes no ven a sus padres pelear, podrían no aprenden a manejar las diferencias con sus amigos y más tarde en sus relaciones amorosas. Sin embargo, si el conflicto parental incluye humillación, amenazas o violencia, o las peleas no parecen tener fin, los adolescentes pueden sentirse estresados e inseguros.

Efectos indirectos para los adolescentes del conflicto parental

Los adolescentes que creen que sus padres están peligrosamente cerca del divorcio puede decidir intervenir en sus peleas. A veces son los propios padres los que involucran a los niños en sus desacuerdos. Intentar desempeñar el papel de mediador no es saludable para los niños y podría evitarse centrándose en sus tareas escolares o estableciendo una vida social satisfactoria. Los altos niveles de conflictos conyugales también pueden drenar a los padres la energía y hacerles menos disponible emocionalmente a sus hijos adolescentes.

Diferentes chicos se sientes afectados de manera distinta

Aunque tanto los chicos como las chicas pueden verse afectados negativamente por los continuos combates intensos parentales, los chicos generalmente reaccionan al convertirse en algo agresivos y las niñas tienen más tendencia a deprimirse. Un estudio publicado en "Child Development" en mayo de 2013 encontró que algunos de los efectos negativos de las peleas parentales en los adolescentes estaban relacionados con una sensación de inseguridad que comenzó en la infancia. Los niños tienen diferentes constituciones naturales, sin embargo, y algunos se alteran con facilidad y son más fuertes que otros.

¿Qué pueden hacer los padres?

Las peleas conyugales son una parte importante de la socialización de tu hijo adolescente en las maneras saludables de manejar los conflictos interpersonales. Por lo tanto, no ocultes tus discusiones tras puertas cerradas. Asegúrate de que, además, lleves a cabo tus argumentos de manera respetuosa que resuelva el problema como se presenta. Si encuentras que no tienes éxito, entonces busca ayuda profesional, para tu propio bien, así como el amor de tu hijo adolescente. Finalmente, presta atención a tu hijo y permanece atento a cualquier cambio en el comportamiento que pueda indicar que está teniendo dificultades para hacer frente a tus conflictos.

Más galerías de fotos



Escrito por sheri oz | Traducido por maria gloria garcia menendez