¿Cómo afecta la temperatura a los ejercicios cardiovasculares?

La hidratación es un componente vital para cualquier sesión de ejercicios al aire libre, independientemente de la temperatura.

La hidratación es un componente vital para cualquier sesión de ejercicios al aire libre, independientemente de la temperatura.

Al igual que el tipo de zapatos que usas y los alimentos que consumes, el clima puede jugar un rol importante en tu entrenamiento. Condiciones extremadamente frías y calientes pueden afectar a tu rendimiento, especialmente cuando se involucran en ejercicios de cardio como correr y caminar.

Clima cálido

El clima caluroso puede poner una tensión adicional en tu cuerpo, e incluso generar una enfermedad grave. Tu cuerpo tiene un sistema de enfriamiento natural que libera más sangre para que circule cuando hay ejercicio y se produce un aumento de la temperatura del aire. Sin embargo, esto produce que haya menos circulación de sangre hacia los músculos, lo que genera que tu corazón trabaje más duro y lata más rápido. La humedad también juega un papel, ya que evita que el sudor se evapore de la piel, haciendo que la temperatura corporal se eleve aún más.

Riesgos del clima caluroso

Ejercitarte en un clima caluroso puede generar una serie de enfermedades, incluyendo calambres por el calor, agotamiento y golpes de calor. Esto ocurre cuando el sistema de refrigeración del cuerpo deja de funcionar debido al calor y la humedad extrema, la sudoración excesiva y por la ingesta de insuficiente cantidad de líquido.

Mantenerte seguro bajo el calor

Evita hacer ejercicio en temperaturas extremadamente calurosas y húmedas. Las personas con enfermedades cardiovasculares o presión arterial alta están especialmente en riesgo de enfermar. Opta siempre por un ambiente o un espacio físico más fresco, si es posible. Cuando ejercitas en condiciones de calor, asegúrate de mantenerte hidratado y beber mucha agua. Según Road Runners Club of America, debes beber de 10 a 15 onzas de agua unos 15 minutos antes de correr, ya que puedes perder en cualquier momento entre el 6 y 12 onzas de líquido por cada 20 minutos de carrera. Para trayectos más largos, asegúrate de beber agua cada 20 minutos más o menos. Cada organismo funciona de manera diferente, de modo que para determinar la correcta hidratación haz una escala antes y después de correr y registra cuántos kilos has perdido. Consume 1 pinta de líquido por cada libra perdida. Además, abstente de consumir cafeína y alcohol antes de hacer ejercicio, ya que causan deshidratación. Usa ropa ligera, evita la superposición de telas y aplica siempre protector solar antes de correr al aire libre.

Clima frío

A diferencia del clima caluroso, el frío no plantea riesgos tan graves para el cuerpo durante una sesión de cardio. De hecho, las actividades que producen calor, como correr y caminar, son más adecuadas para las temperaturas más frías. Sin embargo, las temperaturas más frías aumentan la sequedad y, cuando las temperaturas están en cero, hacen que el rango del corazón trabaje más para mantener el cuerpo a una temperatura estable.

Riesgos del clima frío

En casos extremos, el clima frío puede producir hipotermia, que es lo que ocurre cuando la temperatura corporal cae a niveles anormales. Las personas con enfermedades del corazón también están más en riesgo de sufrir un ataque al corazón al participar en actividades extenuantes en condiciones extremadamente frías.

Mantenerte seguro en un clima frío

Al ejercitar en temperaturas frías, asegúrate de llevar ropa de abrigo. Asimismo, debes notar que las manos y la cabeza tienden a estar más frías que las piernas y las zonas del tronco del cuerpo, de manera que tienes que asegurarte de usar guantes, un sombrero y una bufanda, si es necesario. Bebe mucha agua y procura calentar antes de tu sesión de ejercicios para aumentar la temperatura de tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por angela melero | Traducido por javier enrique rojahelis busto