Cómo afecta a los niños la pelea entre padres divorciados

La vida después del divorcio puede ser difícil de llevar. Batallas por custodia, pensión alimenticia, apoyo de los niños y visitas hace difícil continuar la vida como antes, y habitualmente contribuye con sentimientos amargos y envidia entre los padres. Desafortunadamente, el conflicto continuo que habitualmente finaliza en un divorcio tiene típicamente afectaciones negativas sobre el comportamiento de un niño, sus emociones y desarrollo.

Actuando

Algunos niños responden al conflicto entre sus padres desarrollando un mal comportamiento, aconseja Jean McBride, un terapista familiar y del matrimonio y un profesor del divorcio, en su sitio divorcehelpforparents.com. Los niños pueden tornarse violentos y agresivos hacia sus compañeros, enojarse fácilmente y tener dificultad para manejar sus sentimientos, y tornarse tercos y rebeldes. Los niños más grandes pueden actuar volviéndose amigos de delincuentes o involucrándose en bandas.

Tristeza y depresión

Otros niños manejan el conflicto continuo volviéndose introvertidos, indica McBride. Pueden luchar con la culpa, reprochándose ellos mismos por la disolución del matrimonio de sus padres, y exhibir síntomas de depresión. Los niños pueden no disfrutar sus actividades habituales y amistades, asilándose. La lucha interior puede manifestarse con síntomas físicos tales como dolores de cabeza, de estómago o (en casos severos) úlceras de estómago.

Regresión

La academia de pediatras de los Estados Unidos advierte que las peleas entre los padres puede ocasionar una regresión en los niños pequeños, incluyendo el desprecio de las prácticas de orinal. Un niño que ha sido entrenado en un orinal durante meses puede de repente comenzar a tener accidentes frecuentes durante el día y mojar la cama de noche. Puede necesitar un descanso de esta habilidad del desarrollo como una manera de enfrentar y ajustarse a los nuevos desafíos que está experimentando, como resultado del conflicto continuo.

Detenerlo

Aunque puede ser difícil, es importante que los padres se esfuercen por ser lo más amistoso posible mutuamente, así sus hijos pueden curarse. La academia de pediatras de los Estados Unidos indica que el conflicto continuo entre los padres divorciados demora el proceso de sanación, así que se estimula a los padres y las madres a evitar largas batallas legales que ocasionan un estrés indebido en los niños. En su lugar, se proclive a tomar compromisos mientras respetas las relaciones de tu hijo con el otro padre. Tu relación con tu ex va a ser uno de los factores más integrales en ayudar a tu hijo a enfrentar tu divorcio.

Más galerías de fotos



Escrito por carly seifert | Traducido por alejandro schaller