¿Cómo le afecta a los hijos el pasar tiempo como familia?

Mientras pasas tus días trabajando y cuidando tu hogar y tus hijos asisten a la escuela y a las prácticas de soccer, no es poco común sentir que son partes de un mundo diferente. Hacer un esfuerzo para pasar un tiempo juntos tiene sus recompensas. Incluso dedicar 20 minutos al día a la familia puede ayudar a tus hijos a crecer para ser más felices y más saludables.

Construye confianza

Los hijos están constantemente tratando de determinar su valor, así que cuando un niño ve que sus padres y otros miembros de la familia quieren pasar tiempo con él, le dice que es inteligente, amable y divertido. Los padres también pueden ayudar a construir la autoconfianza de un hijo durante el tiempo familiar. Puedes entrenarlo en alguno de tus deportes favoritos o ayudarle con la tarea, elogiando sus esfuerzos y habilidades mientras lo haces. Presta atención a sus habilidades naturales y ayúdale a encontrar formas de utilizarlas; por ejemplo, si notas que es un artista natural, inscríbelo a clases de arte para que pueda tener aún más confianza en sí mismo.

Estimula los hábitos saludables

Pasar tiempo enfrente de la televisión juntos no mejora la salud de tu hijo, pero algunas actividades familiares le pueden ayudar a permanecer saludable. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, un estudio de preescolares descubrió que los niños que tenían cenas en familia regulares, veían televisión y dormían lo suficiente tenían menor probabilidad de ser obesos que los niños que no seguían esta rutina. Mantener a tu hijo ocupado con las actividades familiares evita que pase tiempo enfrente de las pantallas de la computadora a la televisión y hacer actividades físicas juntos le ayuda a construir hábitos de ejercicios saludables.

Disminuye el riesgo de uso de drogas

De acuerdo con estudios realizados en el National Center on Addiction and Substance Abuse en la Columbia University, los adolescentes tienen menor probabilidad de utilizar drogas si pasan tiempo con su familia. El centro estudió las cenas familiares y descubrió que los adolescentes que tenían tres o menos cenas familiares por semana tenían cuatro veces mayor probabilidad de utilizar tabaco, dos veces la probabilidad de usar alcohol y cuatro veces más probabilidad de decir que probarían las drogas en el futuro que los adolescentes que tenían cinco o más cenas familiares cada semana. Hacer de las cenas familiares un hábito cuando tus hijos son pequeños les puede ayudar a abstenerse del uso de drogas una vez que llegan a los años adolescentes.

Proporciona guía

Conforme los niños van creciendo, comienzan a buscar a sus compañeros en busca de guía sobre cómo pensar y actuar. Pasar tiempo con tus hijos significa que pueden verte como un modelo a seguir. Mientras vas de excursión o a caminar en el centro comercial con tu hijo, habla sobre cualquier preocupación con la que pudiera estar lidiando, como el acoso escolar o las peleas con amigos. Eso te da una probabilidad de ayudarle a encontrar estrategias para lidiar con sus problemas. Demuestra hábitos positivos durante el tiempo familiar, como un lenguaje amable y la elección de alimentos saludables, y tus hijos lo notarán.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por laura de alba