¿Cómo afecta la depresión a la manera en que aprenden los niños?

La depresión, uno de los trastornos del humor más generalizados, puede tener un efecto debilitante sobre los niños. Según un artículo titulado "NYU Child Care Study Center: Depression", en el sitio web About Our Kids, por lo menos uno de cada siete niños sufren depresión. La depresión conlleva desequilibrios químicos en el cerebro que puede causar alteraciones de humor en los niños y puede tener un efecto negativo sobre el aprendizaje de un niño.

Síntomas comunes

Los padres y los maestros que sospechan que un niño tiene depresión pueden notar una variedad de síntomas. Los niños deprimidos generalmente han prolongado el estado de ánimo triste o inquieto y tienen dificultad con la motivación en la escuela. Además, los niños con depresión a menudo pierden interés en las actividades cuando las han disfrutado, exhiben poca energía y participan en arrebatos de llanto. Estos síntomas pueden hacer que un niño se retire emocionalmente y haga mallas tareas académicas. A veces puede ser difícil para los adultos notar los síntomas depresivos en niños porque los que están deprimidos no "actúan", sino que se entregan.

Problemas cognitivos

La cognición implica el desarrollo de las capacidades intelectuales, que afecta a la forma en que una persona piensa y procesa la información. Un artículo en el sitio web de New York State Office of Mental Health, titulado "Dealing with Cognitive Dysfunction Associated with Psychiatric Disabilities," informa que los adultos y los niños que sufren de depresión tienen probabilidades de experimentar un deterioro cognitivo, que puede afectar negativamente el aprendizaje. La depresión afecta a la cognición en los niños mediante la alteración de la atención del niño, la memoria y las habilidades para resolver problemas. Además, los niños que sufren de depresión podrían tener problemas de organización y para recordar la información. Esto puede hacer que un niño se quede retrasado y obtenga malas calificaciones en la escuela.

Niños con discapacidades de aprendizaje

Los niños clasificados como discapacitados de aprendizaje a menudo tienen síntomas de baja auto estima, que es el emblema de la depresión. De hecho, según un artículo en LD Online titulado “Research Results: Depression in Children with Learning Disabilities”, los niños con discapacidades de aprendizaje tuvieron puntuaciones de depresión más altas que los niños sin depresión. Además, los niños deprimidos con discapacidades de aprendizaje marcan inferior en las pruebas de logro, que sus compañeros no estresados.

Lista de aprendizaje

Los padres y los maestros pueden ayudar a un niño a manejar sus síntomas de depresión y mejorar el aprendizaje mediante la creación de una lista de aprendizaje de estilo. Según un artículo en la New York State Office of Mental Health titulado "Dealing with Cognitive Dysfunction Associated with Psychiatric Dysfunction”, desarrollan que un estilo de aprendizaje puede ayudar a una persona con depresión a gestionar las tareas cotidianas de manera mucho más fácil. Como una ayuda adaptable, la lista de aprendizaje adaptativo debe identificar la mejor manera en la que el niño aprende a través de uno mismo. Los ejemplos de las respuestas adecuadas para incluir en la lista son: “I understand better when I read slowly” (Lo entiendo mejor cuando lo leo lentamente) o “I am a visual learner” (Soy un aprendiz visual).

Tratamiento

Una variedad de opciones están disponibles para ayudar a un niño deprimido a mejorar su estado de ánimo y su potencial para el aprendizaje. La terapia cognitiva puede ayudar a un niño a entender el origen de su depresión, aprender estrategias para hacerlas frente y cambiar los patrones de pensamiento destructivo. La terapia interpersonal ayuda a un niño a crear una relación más positiva con sus compañeros y familiares y mejorar las habilidades sociales. Además, el medicamento ayudaría a estabilizar el estado de ánimo del niño para que pueda pensar con claridad, que resulta más fácil para aprender.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra l. campbell | Traducido por maria gloria garcia menendez