¿Cómo afecta la deficiencia de proteínas al sistema inmunológico?

La deficiencia de proteínas, también conocida como kwashiorkor, es una condición que se debe a la falta de proteínas de alta calidad en la dieta. Comúnmente asociada con la pobreza, la inseguridad alimentaria y la incapacidad de preparar comidas bien balanceadas, la deficiencia de proteína causa una variedad de síntomas estructurales y fisiológicos, dado que la proteína es tan vital para el cuerpo. Por ejemplo, tu sistema inmune es altamente dependiente de la proteína de la dieta debido a que muchos componentes necesarios para la función inmune son moléculas ricas en proteínas.

Antecedentes

Tu sistema inmune trabaja para defender el cuerpo contra bacterias, virus y cualquier sustancia que no reconoce. También te protege contra el daño causado por las lesiones de los tejidos. La complejidad de tu sistema inmunológico se deriva de su interdependencia a una variedad de proteínas y células que contienen proteínas que trabajan en conjunto para regular estrictamente las respuestas inmunes e inflamatorias para tratar adecuadamente con los invasores extraños o traumatismos sin dañar el tejido sano. Debido a que tu sistema inmunológico se basa principalmente en proteínas, la falta de proteína en la dieta puede afectar el buen funcionamiento.

Glóbulos blancos

Los glóbulos blancos, o leucocitos, son una proteína rica en los componentes de la sangre e incluyen neutrófilos, eosinófilos, basófilos, monocitos, células B y células T. Los neutrófilos engullen bacterias invasoras, mientras que los eosinófilos atacan los virus y los parásitos. Los basófilos, menos abundantes que los neutrófilos o eosinófilos, tienen la función de dar respuesta a las alergias. Los monocitos son células que maduran macrófagos, que se alimentan de las sustancias y agentes patógenos extranjeros y luego atraen anticuerpos y otras moléculas para atacar a los invasores. Las células B son responsables de la producción de anticuerpos, y las células T coordinan la producción y liberación de proteínas inmunes e inflamatorias llamadas citoquinas y quimiocinas. Si tienes deficiencia de proteínas, tu capacidad de sintetizar algunos o todos estos leucocitos que contienen proteína puede estar en peligro, lo que limita tu capacidad para combatir la infección y la recuperación de una lesión.

Anticuerpos

Los anticuerpos son moléculas inmunes, procedentes de las células B, formadas por proteína. A pesar de que tienen la misma estructura esencial, los anticuerpos difieren en una parte específica y es que la proteína les permite reconocer las distintas sustancias invasoras. Neutralizan el cuerpo extraño uniéndose a él para que no pueda dañar a otros tejidos, y a continuación, atraen otras moléculas inmunitarias que destruyen el patógeno o sustancia tóxica. De acuerdo con la University of Hartford, cuando es necesario, los anticuerpos específicos a un objeto extraño se pueden multiplicar rápidamente; tantos como 2.000 moléculas de anticuerpo por segundo. Sin embargo, para que tu cuerpo pueda tener esta respuesta inmune efectiva, necesitas suficientes proteínas en tu dieta. Con una deficiencia de proteínas, es posible que no seas capaz de sintetizar anticuerpos suficientes para protegerte de una invasión de patógenos.

Citocinas y quimiocinas

Los linfocitos T secretan moléculas de proteínas llamadas citocinas y quimiocinas. Estas proteínas son esenciales en las células inmunitarias porque estimulan y orientan sus actividades y apagan las reacciones inmunes e inflamatorias cuando es necesario, para evitar el daño a las células sanas. El papel regulador esencial que juegan estas proteínas puede no ser posible o puede ser irregular, si no consumes suficiente proteína en la dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por jan annigan | Traducido por vanina frickel