¿Afecta el consumo de sodio a la aldosterona?

El sodio es un mineral esencial encontrado dentro de tus células y en los fluidos que las bañan y en los tejidos. Mientras que un poco de sodios es necesario para una buena salud, una excesiva ingesta diaria del mismo, principalmente como sal, está asociada con una alta presión de la sangre y otros problemas de salud. Tu cuerpo posee mecanismos para mantener los niveles de sodio óptimos en tu corriente sanguíneo. La aldosterona, una hormona creada por nuestras glándulas adrenales en respuesta a las concentraciones de sodio en la sangre, puede ser afectada por el consumo del mismo.

Funciones del sodio

La función primaria del sodio en tu cuerpo es regular el balance del fluido. En su libro ''Estar saludable con nutrición--La Guía Completa para la Dieta y la Medicina Nutricional'', el Dr. Elson Haas resume concisamente el papel del sodio en la gestión de los fluidos cuando dice ''Donde va el sodio, va el agua''. En general, cuanto más sodio tengas en tus tejidos, más agua deberás retener para mantener las concentraciones de sodio apropiadas. Además de su importancia en el balance de los fluidos, el sodio ayuda a modular el balance de los ácidos base en tus tejidos, y el movimiento de los iones de sodio por las membranas celulares ayuda a generar los impulsos que permiten que funcionen tus músculos y nervios.

Regulación del sodio

Las concentraciones de sodio en tus tejidos son regulados por una variedad de mecanismos. Creando hormonas en respuesta a las variaciones de la presión de la sangre, tus riñones podrán controlar firmemente los niveles de sodio en tu corriente sanguíneo. Además, unos receptores estirados especiales situados en las paredes de tus vasos sanguíneos envían señales a tu cerebro sobre la concentración de sodio, el volumen y la presión de la sangre. Tu cerebro interpreta estas señales y envía mensajes a tus glándulas adrenales, quienes entonces cambian su lanzamiento de hormonas-epinefrina, norepinefrina y aldosterona- que controlan tu ritmo cardíaco, el diámetro de tus vasos sanguíneos y las funciones de tus riñones. Si consumes más sodio, estos mecanismos trabajan para devolver a tu cuerpo un balance normal.

Aldosterona

La aldosterona, una hormona segregada por la capa más externa de tus glándulas adrenales, estimula a tus riñones para que absorban más sodio y agua mientras, simultáneamente, lanzan más potasio. La secreción de aldosterona es incrementada por varios mecanismos, incluyendo la disminución del flujo de sangre a tus riñones, concentraciones altas de potasio, acidez incrementada de tu sangre y la caída de presión de la sangre. En cambio, la secreción de aldosterona disminuye a medida que aumenta el flujo de la sangre de los riñones, los niveles de potasio caen, y el volumen de sangre aumenta. Las concentraciones de sodio también afectan a la producción de aldosterona. Un estudio publicado en Abril de 1958 en el tema de ''Endocrinología'' demostró que las concentraciones de sodio incrementadas -un resultado directo del consumo de sodio- disminuyen la secreción de aldosterona.

Interacciones complicadas

La secreción de aldosterona es influenciada por una compleja interacción de varios factores. La caída de la presión sanguínea, el incremento de los niveles de potasio, una acidez de sangre más alta y las concentraciones de sodio disminuidas desencadenan el lanzamiento de aldosterona desde tus adrenales. A la inversa, el incremento de la presión sanguínea, los niveles bajos de potasio y los niveles altos de sodio inhiben la secreción de aldosterona. Si consumes sal en exceso, tus adrenales reducirán su producción de aldosterona, permitiendo así que tus riñones excreten más sodio. No hay ningún margen diario recomendado para el sodio ya que está bastante disponible en las comidas. De hecho, el exceso diario de sodio es más problemático que muy poco sodio. La American Heart Association recomienda que consumas menos de 1500 mg de sodio diario, sólo un poco más de una cucharadita de sal.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por susana lópez millot