¿Cómo afecta el consumo de licor a la artritis?

Un estudio del año 2010 encontró que el consumo regular de alcohol puede reducir la severidad de la artritis.

Aunque tomar un vaso de vino o cerveza dos a tres veces por semana puede no producir efectos nocivos, el consumo regular y excesivo de estas bebidas puede incrementar el riesgo de sufrir otros problemas serios de salud.

Apesar de recientes estudios sobre los beneficios del vino tinto para la salud cardíaca, hay poca evidencia científica que sugiera que un consumo leve a moderado de alcohol juegue un papel real en la prevención o mitigación de síntomas en enfermedades crónicas. Sin embargo, un estudio del año 2010 publicado en la revista Rheumatology ocupó los titulares cuando encontró que el consumo regular de alcohol puede ayudar a reducir la severidad de la artritis reumatoide. Este estudio británico también sugirió que un mayor consumo de alcohol está asociado con menores riesgos de desarrollar artritis reumatoide.

¿Sirve realmente?

Anteriormente al estudio del año 2010, algunas investigaciones indicaron que el alcohol reducía el riesgo de sufrir artritis en ratones de laboratorio. Sin embargo, estudios adicionales realizados en humanos no encontraron ninguna relación, y este estudio adicional fue necesario para comprender mejor la asociación entre el consumo regular de alcohol y las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide.

En el año 2012, un estudio publicado en British Journal of Medicine encontró que la bebida moderada estaba relacionada con una reducción del 37 por ciento en el riesgo de sufrir artritis reumatoide, en un grupo de 34.141 mujeres analizadas durante un periodo de seis años. El consumo de alcohol a largo plazo redujo el riesgo en un 52 por ciento.

Pero aún no es el momento de correr a la taberna más cercana, por lo menos hasta estudiar este tema más a fondo. Ciertas inconsistencias en estos estudios, incluyendo la edad, género y patrones de bebida de los participantes y grupos de control, hacen que algunos doctores e investigadores sean escépticos al respecto.

Efecto del alcohol

La capacidad del alcohol de reducir la severidad de la artritis reumatoide podría deberse a uno de sus efectos secundarios más conocidos. Los años de beber alcohol pueden afectar algunas funciones inmunes de las células, lo que reduciría la producción de los químicos que causan la inflamación, que, para el caso de las articulaciones, es la característica principal de la artritis reumatoide.

Sin embargo, esto no significa que beber más necesariamente te ayude a aliviar la artritis. De acuerdo a un artículo en Artritis Today, el alcohol también puede:

• Interactuar con medicamentos que estés tomando y aumentar el riesgo de daño hepático

• Afectar el equilibrio y aumentar el riesgo de sufrir caídas

• Perturbar tu sueño

• Contribuir a la depresión

Aunque tomar un vaso de vino o cerveza dos o tres veces por semana puede no generar efectos negativos, un consumo regular y excesivo sí puede aumentar tus riesgos de sufrir otros serios problemas de salud. Con el tiempo, el uso excesivo del alcohol puede causar desórdenes neurológicos, enfermedades hepáticas, problemas cardíacos y ciertos tipos de cáncer.

Así, mientras el jurado aún está deliberando sobre la conveniencia o no del alcohol para los pacientes de artritis, siempre es mejor practicar la moderación.

Acerca del autor

Dean Haycock tiene un título de Ph.D. en Biología de la Brown University, y recibió una beca del National Institute of Mental Health para estudiar en la The Rockefeller University.

Su investigación neurofarmacológica ha sido publicada en las Journals of Neurochemistry, Biological Chemistry, Medicinal Chemistry, Pharmacology and Experimental Therapeutics y en Brain Research.

Haycock es el autor de la "The Everything Health Guide to Schizophrenia", la "The Everything Health Guide to Adult Bipolar Disorder" (segunda edición), y coautor de "Overcoming Complications of LASIK and Other Eye Surgeries".

Foto: Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por dean haycock, ph.d.
Traducido por pau epel