Cómo afecta la comunicación no verbal a las relaciones interpersonales

La mayoría de nosotros recordamos el sentimiento de cuando mamá nos veía con esa mirada -- la mirada que nos decía que estábamos en grandes problemas. No hacía falta que dijera una sola palabra. Aún si era el caso de decir algo --aunque fuera algo lindo-- podías percibir que tus problemas eran serios porque el cerebro procesa tanto la comunicación verbal como la no verbal de manera simultánea y se da cuenta de cuando las palabras de una persona no coinciden con su lenguaje corporal. Una amplia variedad de emociones pueden expresarse con una mirada, un suspiro, una sonrisa o un movimiento de cabeza. La comunicación no verbal no es algo que sólo hagamos para expresar cómo nos sentimos, sino que también dependemos de su interpretación cuando interactuamos con los demás.

Se generan conflictos

La comunicación no verbal incluye el lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales; todas ellas pueden ser malinterpretadas. Cuando las señales no verbales se malinterpretan, se puede general conflicto en una relación. Por ejemplo, si tienes un gran secreto con tu mejor amiga, y ella frunce el ceño, puedes pensar que te está desaprobando -- aunque en realidad pudo haber fruncido el ceño para lograr mayor concentración. Si cruzas los brazos cuando hablas con tu jefe, puede ser que lo hagas porque sientes frío -- pero el jefe puede pensar que es una señal de que no estás de acuerdo con él. Si hablas con tu amado de manera sarcástica, él podría pensar que estás actuando defensivamente -- aunque las palabras reales no fueron dichas de manera acusatoria.

Causa molestias

La comunicación no verbal también puede hacer que te sientas incómodo cuando estás con alguien, incluso cuando la comunicación no sea mal entendida. Por ejemplo, si un amigo se para muy cerca de ti para poder oírte, tú podrías pensar que está invadiendo tu espacio personal. Si el tono de voz de tu pareja suena sarcástico, pero sus palabras no lo son, puedes seguir sintiendo que se está burlando de ti. Lo que es importante recordar, es que la mayoría de las veces, no se hace de forma intencional. Mucha de la comunicación no verbal se da de forma inconsciente. En algunos casos no es nuestra intención, pero no podríamos comunicarnos de manera eficiente sin ella.

Aumenta la unión

La comunicación no verbal puede ser increíblemente reconfortante. Una sonrisa cálida en tu dirección cuando estás tratando de ofrecer una disculpa, o un pequeño toque en el brazo cuando estás compartiendo un momento difícil, un tono de voz dulce, e incluso un paso hacia dónde te encuentras son todos ejemplos de comunicación no verbal que puede aumentar el sentimiento de cercanía entre dos personas en una relación. Este tipo de comunicación no verbal complementa el mensaje que el hablante está tratando de expresar.

Aumenta la comprensión

Cuando la comunicación no verbal se utiliza para enfatizar el mensaje, puede aumentar la comprensión. Se están en una negociación con algún colaborador, y vez que asiente, te das cuenta de que vas por buen camino. Si el jefe te está diciendo sobre algo en lo que él cree firmemente, y golpea el escritorio para dar mayor énfasis, está indicando de que es mejor que tomes en serio lo que te está diciendo. Si la persona que quieres te dice que está de acuerdo con que salgas de fin de semana, pero su voz suena temblorosa y está frunciendo el ceño, es posible que te convenga investigar un poco más porque estás señales te avisan de que algo está pasando con sus sentimientos sobre el viaje. En la mayoría de los casos, la comunicación no verbal no es algo que puedas fingir fácilmente, de acuerdo con HelpGuide.org. Así que es importante que pongas atención a lo que el cuerpo, el tono de voz y los gestos te están diciendo.

Más galerías de fotos



Escrito por april sanders | Traducido por ricardo frot