Cómo afecta el comportamiento de los padres el aprendizaje de los niños

Muchos padres se sienten intimidados con solo pensar en educar a sus hijos porque sienten que no están calificados, pero de hecho eres la mejor persona para enseñar a tu hijo. Conoces las fortalezas y debilidades de tu hijo y tienes un interés particular en el éxito de tu hijo. Tu ejemplo e influencia puede tener una influencia profunda en la experiencia educacional de tu hijo y no necesitas programas complicados o equipo. Simplemente comparte tu amor al aprendizaje y buenos libros.

Ejemplo


Tu actitud hacia el aprendizaje le informa a tu hijo una postura de la educación.

Tu actitud hacia el aprendizaje le informa a tu hijo una postura de la educación más que cualquier cosa que le puedas decir. Según Oliver DeMille, escritor de "A Thomas Jefferson Education: Teaching a Generation of Leaders for the Twenty-First Century" (una educación de Thomas Jefferson: enseñando a una generación de lideres para el siglo 21), si estas emocionada sobre el aprendizaje, tu hijo probablemente comparta ese entusiasmo. Por otro lado, el entusiasmo de un niño hacia el aprendizaje puede detenerse cuando un padre decide de manera regular entretenimiento como ver la televisión, en lugar de actividades de aprendizaje. Mantén libros en tu casa y deja que tu hijo te vea leyéndolos. Aprende una habilidad nueva o empieza un pasatiempo nuevo. Visita museos, lee revistas y demuestra curiosidad sobre una variedad de temas.

Prioridades


Si sobresales en ciencias o matemáticas, probablemente construyas cohetes.

Las preferencias personales de aprendizaje y prioridades de los padres a menudo influencian el interés de desarrollo de los niños. Por ejemplo, si sobresales en ciencias o matemáticas, probablemente construyas cohetes o robótica con tu hijo. El padre artista probablemente ofrezca clases de arte o visite el museo de arte. Un ratón de la biblioteca probablemente enfatice la literatura y escritura. Cual sea tu interés, compártelos con tu hijo. Al mismo tiempo, observa a tu hijo para que aprendas sobre los intereses que le están surgiendo, los cuales pueden ser diferentes a los tuyos. Ofrécele oportunidades para que explore sus intereses, a través de clases, libros o proyectos.

Enseñanza directa


Lean libros juntos.

Tu eres la primer y mejor maestra de tu hijo. Animaste a tu hijo a tomar sus primeros pasos y elogiaste cada esfuerzo a discurso. Probablemente seas la persona que le enseño a utilizar una bicicleta. Pero no te detengas ahí. Según Jessie Wise, co-autora de "The Well-Trained Mind: A Guide to Classical Education at Home" (La mente bien entrenada: una guía para la educación clásica en casa), la mayoría de los padres dejan el aprendizaje formal a maestras certificadas en el aula de clases, pero tus esfuerzos en casa pueden dejar un impacto significante en el aprendizaje de tu hijo. Olvida las hojas de trabajo y los ejercicios, pero lean libros juntos, hagan rompecabezas o jueguen juegos de mesa. Ayúdale a tu hijo con sus tareas y enséñale aptitudes de lectura. Estas oportunidades directas de aprendizaje crean autoestima y relaciones fuertes, mientras que enseña habilidades básicas. Los niños aprenden la importante lección de que el aprender es divertido.

Participación en la escuela


La participación activa de los padres.

Según el Departamento de Educación de Michigan, el factor mas importante en el éxito de la experiencia educativa de un niño está en la participación activa de los padres. Los niños con una fuerte aportación de los padres tienen mejores calificaciones y los mejores resultados en los exámenes, tienen un aumento de su autoestima y una menor tasa de suspensión y problemas de comportamiento. Mientras mas pronto comienza la participación de los padres, habrá mejores resultado. Establece estándares más altos para tu hijo y desarrolla un programa diario, que incluya hacer las tareas y lectura. Pasa tiempo en el aula de tu hijo y monitorea la cantidad de televisión que ven y los medios de comunicación que escuchan.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por ariadna delgado