¿Muchos adolescentes sufren de ansiedad?

Mientras que muchas personas atribuyen a la ansiedad como un trastorno que se produce en los adultos, también, puede afectar a los adolescentes. Según el Instituto Nacional de Salud Mental, el 25,1% de la población experimentará un trastorno de ansiedad entre las edades de 13 y 18 años de edad. Además, muchas personas presentan síntomas de ansiedad a los 11 años. Educar a los adolescentes y sus padres acerca de los trastornos de ansiedad, y saber cuándo buscar ayuda profesional, es la clave para reducir el riesgo de desarrollar la ansiedad en los adolescentes .

Tipos de ansiedad en los adolescentes

No todos los trastornos de ansiedad son iguales. Los adolescentes pueden desarrollar una serie de trastornos que se consideran relacionados con la ansiedad. El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por temores o preocupaciones, molestias físicas excesivas como dolor de cabeza, dolor en el pecho, tensión o dolores musculares y la incapacidad para relajarse. El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por impulsos o preocupaciones irracionales y conductas repetitivas al intentar controlar sus obsesiones. Los adolescentes también pueden experimentar fobias, otro tipo de ansiedad, donde tienen miedos intensos o irracionales de las circunstancias o cosas particulares. Esto puede llevar a los adolescentes a evitar esas circunstancias, y dolencias físicas tales como sudoración, náuseas o temblores. Otros tipos de trastornos de ansiedad en los adolescentes incluyen el trastorno de la ansiedad social en la que se sienten temerosos de los ámbitos sociales; el trastorno de pánico, lo que los lleva a sentir un temor repentino a morir o perder el control; y el trastorno de estrés postraumático, después de un evento traumático en su vida, de acuerdo con el CRC Health Group, una empresa de cuidado de salud mental de California.

Causas

Aunque no hay una sola respuesta definitiva que pueda explicar las causas de la ansiedad en los adolescentes, muchos investigadores han encontrado una relación entre la ansiedad y una personalidad tímida o nerviosa. Los adolescentes son más propensos a sufrir de ansiedad si uno de los padres es, naturalmente, una persona ansiosa. Otros factores que pueden causar trastornos de ansiedad son los cambios significativos en la escuela o en la vida en el hogar, la presión por un buen desempeño en las áreas académicas o deportivas, los eventos estresantes, la genética y la química del cerebro, según la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

Síntomas

Aunque ciertos síntomas están presentes en tipos específicos de trastornos, la ansiedad en adolescentes, por lo general, presenta síntomas generales. El CRC Health Group identifica la respiración rápida, latidos acelerados del corazón, náuseas, temblores, sudor de las manos, tensión muscular y ganas de llorar, cambios en el sueño o la dieta, depresión o desesperanza, conductas para evitar y problemas de concentración, como síntomas generales de ansiedad en los adolescentes. Estos síntomas pueden aparecer de repente o gradualmente y varían según la severidad. A veces, los síntomas de ansiedad duran sólo un par de minutos, mientras que en otros casos, los síntomas pueden persistir.

Tratamiento

La ansiedad no es un tema que los adolescentes deben padecer. Las opciones de tratamiento están disponibles para ayudarlos a superar los trastornos de ansiedad y permitirles vivir una vida feliz y funcional. La terapia cognitiva conductual ayuda a los adolescentes a entender su ansiedad y sus temores, ayudándolos a identificar las causas y aprender las formas eficaces de hacerles frente, y pensar en el estrés y la ansiedad. La biorretroalimentación es un tipo de terapia que ayuda a los adolescentes a aprender técnicas de respiración y relajación. Se colocan sensores en el cuerpo para medir cómo responde al estrés y, a continuación, se le enseñan técnicas para manejar la situación estresante. Los medicamentos bajo receta también se puede utilizar para tratar la ansiedad en los adolescentes si las técnicas de terapia y relajación no son suficientes. Buscar ayuda de un profesional médico te ayudará a determinar si el adolescente necesita la medicación y qué tipo ayudará con su ansiedad específica.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por sofia loffreda