Cómo hacer que los adolescentes sean agradecidos

Si tu hijo tiene un caso grave de "¡quiero, quiero!" o ya no parece agradecido por las cosas que tiene, el sentido de derecho es un rasgo poco atractivo. Como padre, es tu trabajo ayudar a tu hijo a ser más agradecido por las cosas que tiene y más dispuesto a trabajar por las cosas que quiere. Rompe la mentalidad de tu hijo del derecho al trabajo y abre sus ojos a lo que es y no es una necesidad en su vida.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Paso 1

  1. Exige que tu hijo compre sus propios "extras", sugiere la Dra. Laura Markham en su página web "Aha! Parenting". Como padre, puedes brindarle sus necesidades, como alimentos, vivienda y ropa básica. Si quiere otra muda de ropa, dinero para gastos, dinero en efectivo para los accesorios de alta tecnología y todo lo demás, puede trabajar ya sea en las tareas del hogar o conseguir un trabajo para que aprenda el valor del ahorro para ciertas cosas y luego cuide de esas cosas.

  2. Arregla para que tu hijo participe de algún tipo de trabajo voluntario. En un artículo de Psychology Today del año 2010, la Dra. Christine Carter sugiere a los padres que destierren el derecho mediante la enseñanza del altruismo en lugar de la gratitud, como ayudar a los demás y ver otras situaciones que pueden ser aún más eficaces. Trabajar en un banco de alimentos, de voluntariado en un refugio, enseñar a los niños pequeños de forma gratuita o ayudar a un hospital o centro de la comunidad local puede ayudar a que tu hijo adolescente piense en sí mismo.

  3. Reduce el consumo de los medios de comunicación de tu hijo, sugiere Jayne Omojayne en su libro, "Los adolescentes, crianza con amor y lógica. Prepara a tus adolescentes para la vida adulta responsable". Al ver lo último en accesorios electrónicos, ropa, zapatos y videojuegos constantemente en una pantalla de televisión o mientras navegan por la web puede hacer que tu hijo sienta que merece cosas nuevas. En su lugar, limita la computadora, la televisión e incluso la revista Time para escuchar menos lloriqueo y ruegos para equipos nuevos.

  4. Premia a tu hijo con la alabanza verbal, tiempo de calidad y no con bienes materiales. Si comienzas a comprarle ropa nueva, CDs y otras cosas por las buenas calificaciones o por mantenerse al día con las tareas, podría empezar a pensar que es algo que merece y que el buen comportamiento automáticamente significa bienes materiales. En su lugar, pasa una noche en el cine juntos o da recompensas como elogios específicos a tu hijo.

  5. Modela una actitud de gratitud a ti mismo. Los adolescentes observan a sus padres muy de cerca y si actúas como si mereces algo por lo que no trabajaste o como si estuvieras "por encima" de otra persona, tu hijo entenderá que es un comportamiento aceptable. En cambio, implementa un modelo de agradecimiento; que podría incluso comenzar una tradición familiar de gratitud, como elegir una cosa que agradecer y transmitirlo al resto de la familia en la cena.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por andrea galdames