Cómo hacer a los adolescentes responsables

Prepara a los adolescentes para el mundo de los adultos enseñándoles responsabilidad. En el mundo real, todo lo que haces tiene una consecuencia y es importante que los adolescentes aprendan a responsabilizarse de sus acciones. La mejor manera de hacer esto es platicar con tu adolescente por adelantado y hacerle saber lo que esperas de él. No esperes a que él adivine lo que quieres y cómo hacerlo correctamente.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Fija consecuencias por comportamientos irresponsables y asegúrate de que tu adolescente sepa de ellas. Si aún así elige romper las reglas, tendrá que responsabilizarse por ello. Digamos que no está permitido que él maneje sin ti, ya que sólo tiene una licencia de la escuela, pero te enteras que condujo el auto de un amigo. Las consecuencias por hacerlo podrían ser que le retires su licencia, le retires sus privilegios telefónicos o que no lo dejes salir de casa.

  2. Dile a tu adolescente que "echar la culpa" está prohibido. Esto quiere decir que no se le permite culpar a otros por sus propios problemas o cosa que vayan mal. No puede culpar a "la maestra que lo odia" por sus malas calificaciones o a sus amigos por salir hasta tarde en días de escuela. Habla con tu adolescente acerca de tomar sus propias decisiones y manejar las influencias externas para que él pueda crear sus propios resultados.

  3. Organiza oportunidades para que el adolescente se gane tu confianza. El darle a tu adolescente las oportunidades de probar su honestidad logra dos cosas. Primero, ayuda a que confíes en el adolescente y sepas que puede manejar los problemas por sí solo. Segundo, le permite a los adolescentes trabajar en su responsabilidad. Si siguen las reglas, se ganan más confianza, y si no, algunas de sus libertades y permisos se pierden.

  4. Permite que tu adolescente "afronte" sus responsabilidades. Si algo sucedió, permite que te explique pero no aceptes excusas. En lugar de eso, dile que sólo estás esperando a que él admita haberse equivocado y que no planee repetirlo en un futuro. Aún mejor, admite tus propios errores cuando los cometas. Eso le mostrará a tu adolescente que no hay por qué avergonzarse cuando se cometen errores y que sirven como experiencias de aprendizaje.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por glen boyd