Cómo hacer que los adolescentes rebeldes sean más responsable

Durante la adolescencia, tu hijo está aprendiendo cómo decir adiós a la infancia y a ingresar en la edad adulta. Por supuesto, está lejos de ser un adulto en este punto, pero no puede darse cuenta de que, a su juicio, es maduro, responsable y demasiado bueno para sus reglas y expectativas infantiles. Cuando tu hijo se comporta de una manera que desafía tus expectativas, probablemente lo hace como una forma de afirmar su recién adquirida independencia y madurez autopercibida. Un día se dará cuenta de que estaba lejos de ser maduro a esta edad, pero por ahora es tu trabajo asegurarte de que su desafío se convierta en responsabilidad en lugar de rebelión.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Crea reglas que sean justas y razonables. Según Mary Schroeder, educadora de Extensión de University of Minnesota, tu hijo está impulsado por la necesidad de la justicia, y tiene que creer que las reglas y las expectativas que tienes para él son justas y razonables antes de que pueda adherirse a ellas. Puedes ayudar a proveer a tu hijo adolescente rebelde un poco más de responsabilidad permitiéndole ayudarte a crear las reglas. Por ejemplo, cuando se trate de que se quede en casa y de sus responsabilidades en el hogar, pídele que se siente y te diga lo que cree que es justo para cada uno. Síguelo, diciendo lo que te parece justo a ti y, a continuación, llega a un compromiso que sea aceptable para todos. Cuando vea las reglas como justas y razonables, tendrá menos deseos de desafiarlas.

  2. Usa el humor para distender situaciones en las que tu hijo adolescente te esté desafiando, aconseja el Dr. Joseph Strand, un psiquiatra y padre de cuatro hijos. Por ejemplo, si quieres enseñar a tu hijo la responsabilidad de recoger sus propios desechos, pero se encuentra desafiante, te ignorará. En lugar de tomar el camino más fácil y enojarte o hacerlo tú misma, haz una broma. En lugar de gritarle, dile: "He notado que dejaste toda tu ropa sucia en el suelo en lugar de ponerla en el cesto correspondiente, ¡lo cual me indica que debes haber contratado a una criada para la casa! ¡Qué gran regalo de cumpleaños adelantado para mí!". Él entenderá lo que le quieres decir y realizará lo que le corresponde sin dejar que tú hagas el trabajo sucio por él o provocarás una respuesta airosa de su parte.

  3. Deja de forzar el tema con tu hijo rebelde, aconseja Schroeder. Te sorprenderás de lo rápido que cambia la actitud de tu hijo que irá de la rebeldía a la responsabilidad una vez que dejes de darle sermones y empezará a cumplir con las consecuencias de sus actos sin tener una sola queja. Por ejemplo, si le has pedido en varias ocasiones que mantenga su cuarto limpio y que termine su tarea antes de que comience el fin de semana, y continúa sin hacerte caso. En lugar de comenzar una nueva discusión o confrontación, explícale con calma que has guardado su teléfono celular o que no tendrá acceso a Internet por el resto del fin de semana, o que has llamado a todos sus amigos para hacerles saber que no podrá acompañarlos a cualquier actividad ese fin de semana, o que tiene denegado sus privilegios para conducir por el fin de semana. Es muy probable que aprenda muy rápidamente que hablas en serio y que tiene que asumir la responsabilidad de sus propias acciones.

Consejos y advertencias

  • No amenaces a tu hijo con consecuencias que no podrás hacer cumplir cuando se comporte de manera rebelde o cuando carezca de responsabilidad. Si él tiene un trabajo después de la escuela y no puede ir y volver del mismo diariamente a causa tuya, no puedes amenazarlo con quitarle sus privilegios de conducción durante una semana. Cuando amenazas con consecuencias que no son viables, tu hijo las verá vacías, y ésto no lo ayudará a transformar su rebeldía en responsabilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por luis alberto fuentes schwab