¿Por qué los adolescentes necesitan espacio?

Algunas veces, es inevitable darle a tu hijo adolescente su espacio, especialmente cuando lo solicita cerrando de un golpe la puerta de su cuarto. Pero la necesidad de tu hijo por un pequeño espacio se debe a su desarrollo de adolescente a adulto joven y, con el tiempo, un adulto en pleno funcionamiento. Aunque puede ser difícil retirarse, darle espacio dentro de parámetros saludables puede en realidad ayudarle a adquirir mayor madurez y fortificar tu relación padre-hijo.

Independencia

Aunque probablemente desees que tu hijo permanezca bebé por siempre, está creciendo. Al darle algo de espacio, ya sea en su cuarto o al tomar decisiones importantes por cuenta propia, ayudas a fomentar el sentimiento de identidad e independencia de tu hijo para la transición a la edad adulta. Cuando obligas o fuerzas a tu hijo a tomar ciertas decisiones, estás retirando su sentido de independencia, en lugar de ello promueves su dependencia hacia ti para todo. Déjalo tener el espacio y la autonomía para tomar decisiones, también para que aprenda a aceptar las consecuencias de sus decisiones.

Confianza

Cuando espías a tu hijo, envías un claro mensaje: no confío en ti. Dale a tu hijo el espacio cuando se trata de cosas como usar tecnología, pasar tiempo con sus amigos o elegir actividades de ocio, déjalo saber que confías en su juicio. Por supuesto, es algo recíproco, tu hijo debe ganarse tu confianza antes de que se la des libremente, y puede desaparecer dicha confianza cuando se aprovecha de su nueva libertad de manera inapropiada.

Privacidad

Tu hijo adolescente anhela privacidad de vez en cuando, y no siempre se relaciona con mala conducta. Tu hijo experimenta un alejamiento natural de ti como padre, lo que le ayuda a prepararse para la edad adulta. En un artículo para Psychology Today, la psicoterapeuta Elizabeth Donovan menciona que la privacidad debería ser un privilegio en tu hogar, repartida en función de la coherencia, responsabilidad e integridad. Cuando tu hijo muestre las tres, puede disfrutar de algo de privacidad (esa habilidad de elegir lo que quiere decirte como su padre).

Darle espacio

Como padre, la cantidad de espacio que le des a tu hijo debería ser calculada en base a sus decisiones anteriores y a tu nivel de confianza. Darle espacio no significa ignorarlo, sino respetar su derecho a la privacidad, teniendo espacio por su cuenta y eligiendo no decirte algo que no quiere. Aún así, mantener una relación abierta y comunicativa, construye una base de confianza mutua. Mientras más fuerte la base, más cómodo te sentirás al darle a tu hijo algo de espacio sin renunciar completamente a tu libertad de acción. Al permanecer como fuerza orientadora para tu hijo, puedes darle un pequeño margen sin el riesgo de que se aproveche de su nueva independencia.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por arcelia gutiérrez