Adolescentes que mienten habitualmente

Decir falsedades para cubrir acciones y comportamientos nunca es una buena práctica, ya sea para niños, adolescentes o adultos. Si un adolescente comienza a mentir habitualmente, tienes un reto difícil de crianza entre tus manos. Es importante descifrar la motivación detrás de las mentiras para ayudar a alentar a tu hijo a decir la verdad.

Motivaciones para las mentiras

A medida que adolescentes progresan a través de esos años, por lo general experimentan un mayor deseo por la independencia. Este deseo puede ser la fuerza impulsora detrás de la falta de honradez, afirma el sitio web Education.com. Los adolescentes también pueden tratar de proteger la privacidad reciente al mentir acerca de sus acciones o reteniendo información sobre las actividades. Esto puede ser especialmente cierto si el adolescente sabe que sus acciones provocan un conflicto con los padres.

Hablar de confianza

Cuando detectas el comportamiento deshonesto en tu hijo adolescente, es el momento para tener una conversación significativa con tus hijos. Carl Pickhardt, Ph.D., en Psychology Today, aconseja a los padres que es importante explicar las repercusiones negativas de la mentira. Explica a tu hijo que la mentira destruye la confianza, la comunicación y la intimidad. El Sistema de Extensión Cooperativa de Alabama también aconseja que es razonable decirle a tu hijo que la mentira te duele y frustra.

Evitar posiciones opuestas

Aborda la mentira habitual de tu hijo adolescente desde una posición no contenciosa. El Sistema de Extensión Cooperativa de Alabama defiende discutir aspectos de la vida de tu hijo que son sólo asunto suyo, no tuyo. Esto te libera de la sensación de que ella tiene que mentir para proteger su privacidad y evitar la confrontación. Áreas tales como prendas de vestir, la música y la comida quedan a su criterio personal. Determina, sin embargo, reglas no negociables que deba seguir. Asistencia a la escuela, toque de queda, drogas y alcohol y tareas domésticas pueden ser ejemplos de tus reglas.

Conducta confiable

En el futuro, deja claro que sólo aceptarás honestidad de tu hijo. Puedes hacer que sea más fácil para él si evitas enfrentártele o inmiscuirte en asuntos que no importan. En su lugar, guarde tu intervención y participación para las cuestiones no negociables ya discutidos. Si tu hijo miente, establece una consecuencia como la pérdida de privilegios y ejerce una vigilancia más estrecha. Si tu hijo te dice la verdad, sobre todo por algo que hizo mal, reduce o alivia las consecuencias para mostrar a tu hijo que la verdad tiene recompensa, indica el sitio web Education.com.

El cerebro de un mentiroso habitual

La deshonestidad habitual puede tener efectos fuertes y de largo plazo sobre una persona. La Universidad del sur de California establece que la corteza prefrontal del cerebro puede llegar a desarrollar alteraciones cuando una persona se involucra en comportamiento engañoso y manipulador. La corteza prefrontal es el área del cerebro responsable del aprendizaje moral y la demostración de remordimiento. Las personas que mienten ampliamente tienen más conexiones cerebrales en la corteza prefrontal, lo que puede indicar una mayor actividad cerebral aquí a medida que las personas engañosas eclosionan y mantienen la mentira.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por natalia pérez