¿Por qué a los adolescentes les dan pena sus padres?

Cualquier padre con un hijo adolescente reconoce que la relación que tuvo con su hijo ha cambiado. Los comentarios y acciones que algún día eran completamente aceptables se han convertido en enfrentamientos personales a la dignidad del adolescente. Los padres pueden ser acusados de un comportamiento vergonzoso en casi todo lo que hacen. Sin embargo, se paciente. Este comportamiento es perfectamente normal y no durará para siempre.

Tiempo de crecer

La edad del adolescente es un momento crucial en el que los niños están preocupados por crecer. Son más conscientes de su independencia y buscan adquirir conocimientos, verse físicamente atractivos, ganar popularidad y tener experiencias nuevas. Mientras intentan lidiar con estos términos de maduración, están muy preocupados de llamar la atención. De acuerdo con el autor y psicólogo Carl Pickhardt en PsychologyToday.com, “la atención social no deseada causa un grado de auto conciencia doloroso por ser juzgados como raros, inadecuados, inefectivos o torpes.”

Independencia

Cuando los niños son pequeños se sienten amados cuando sus padres están cerca. La influencia de los padres los hace sentir orgullosos. No funciona igual con el adolescente. Mientras que los niños pequeños podrían estar felices de que sus padres lleguen a la escuela sin avisar, los adolescentes a menudo sienten que los padres invaden su territorio y retan su independencia emergente. El adolescente también está consciente de que los padres estén demasiado involucrados, los deja vulnerables a ser molestados por otros adolescentes.

Establecer su identidad

Los adolescentes están luchando por encontrar una independencia e identidad separada de sus padres. Es normal que los adolescentes quieran ser diferentes a sus padres cuando establecen quiénes son. Esta conciencia marcada hace que se sientan avergonzados de los comportamientos de sus padres de los cuales no estaban conscientes cuando eran pequeños.

Perder su reputación


Los adolescentes se sienten desafiados si sus padres les llaman la atención en público.

Los adolescentes a menudo se avergüenzan cuando los padres los regañan en público. Por ejemplo, si un padre se enoja con un adolescente por molestar a su hermano pequeño en público, el adolescente podría responder desafiándolo para no parecer sumiso a la autoridad. Los adolescentes son muy sensibles a la manera en que los adultos los tratan. De acuerdo con Pickhardt, los padres deberían tratar a sus adolescentes de manera apropiada para la edad, especialmente en frente de sus amigos. Un padre puede avergonzar a su adolescente fácilmente en público y causar que pierda su reputación si el adolescente actúa complaciente con el padre.

Más galerías de fotos



Escrito por laurie dickinson | Traducido por laura gsa