Sobre los adolescentes hipocondríacos

La adolescencia es un período tormentoso y estresante en el que la mayoría de los adolescentes experimentan un remolino emocional y perturbaciones de salud mental, según MassGeneral Hospital for Children. Los cambios que pasan rápidamente en la vida de una persona joven pueden traer dificultades mentales, que producen síntomas fisiológicos.

Hipocondriasis en adolescentes

Aunque la hipocondriasis es rara en los adolescentes, muchos desórdenes similares son comúnmente diagnosticados. Según Lloyd A. Wells, Ph.D., la hipocondriasis en los adolescentes tiene a superponerse con una preocupación pronunciada en el joven por los eventos corporales. Muchos adolescentes experimentan preocupaciones persistentes sobre dolores de cabeza, mareos y otras sensaciones extrañas que no pueden ser explicadas por un diagnóstico médico.

Imagen corporal e hipocondriasis

Los delirios somáticos sobre el cuerpo de un adolescente son una de las formas más comunes de desórdenes. Debido a una amplia infelicidad con respecto a la imagen corporal, las creencias fijas suelen tener lugar sobre funciones corporales. Estas creencias -que se gravan en la mente del joven- pueden llevar a desórdenes somatoformes, que son creencias fijas, falsas sobre las funciones del cuerpo sin evidencia de una enfermedad real. Además, estas creencias fijas pueden llevar a condiciones serias, incluyendo anorexia o bulimia nerviosa.

Desórdenes somatoformes y fácticos

Los adolescentes con desórdenes somatoformes suelen creer con imágenes muy vívidas que algo específico está mal con su cuerpo, aun si el doctor no encuentra ninguna anormalidad. Usualmente los adolescentes ocultan los síntomas somáticos a los doctores debido a una posible vergüenza de los síntomas que sienten, dice Wells. Esto puede llevar a una mayor ansiedad sobre el problema y a un comportamiento posiblemente obsesivo y compulsivo.

Otros problemas relacionados con la hipocondriasis

Debido a los mayores niveles de ansiedad, resultado de los cambios emocionales en los adolescentes, otros desórdenes pueden salir a la superficie de los delirios somáticos y los comportamientos hipocondríacos. Si bien los delirios somáticos suelen empezar lentamente, donde los adolescentes creen que algo pequeño podría estar mal con ellos, suelen resultar en problemas mucho más grandes y pueden causar niveles de ansiedad extremadamente altos. Usualmente, estas ilusiones pueden llevar a síntomas depresivos en el adolescente a un desorden obsesivo-compulsivo. Además, la ansiedad elevada puede llevar a desórdenes de ansiedad social y trastorno de pánico -si los delirios no son tratados.

Más galerías de fotos



Escrito por kenneth d. hartline | Traducido por maría marcela mennucci