Cómo hacer que un adolescente pare de decir palabrotas

Si tu adolescente te insulta, busca las razones subyacentes ya que esas razones deben abordarse para reducir el comportamiento. Algunos adolescentes maldicen para impresionar a sus amigos, como un rebelde o porque sienten que les hace parecer que han crecido. Otros juran en ira en un intento de abusar verbalmente de alguien.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Frasco grande con tapa
  • Banda de goma

Instrucciones

  1. Reta a tu adolescente a un concurso, si necesitas también mejorar tu lenguaje. Si tu hijo te oye maldecir en frustración o como un hábito diario, no es razonable esperar a actuar de forma diferente. Crea un tarro de la maldición en el cual cada uno de ustedes deban depositar un acuerdo sobre la suma de dinero si maldicen. Esto es bastante efectivo si tu hijo tiene un trabajo a tiempo parcial o una asignación de ajuste. Aportar dinero a un frasco de maldición significa que tendrás menos dinero para apoyar sus deseos y necesidades.

  2. Ignora las maldiciones temporalmente si sientes que es simplemente una lucha de poder diseñada para obtener una reacción fuera de ti. Tu hijo puede maldecir simplemente para distraerte de otras cuestiones. Por ejemplo, si estás tratando de llevarlo a sacar la basura, él puede maldecir para distraerte de la tarea. Dile tranquilamente que debes tomar la basura antes de un cierto tiempo y si no obedece, cosechará las consecuencias. Más adelante, aborda el tema de maldecir. Dile que no permitirás dichas palabras y que si no mejora su lenguaje, le despojarás de sus privilegios.

  3. Advierte a tu hijo adolescente que usar malas palabras demuestra una falta de imaginación. Los adultos inteligentes saben cómo utilizar su vocabulario para expresar frustración, enojo y otras emociones sin depender de palabrotas.

  4. Enfócate en las circunstancias que provocaron el episodio de maldecir. Si tu adolescente tiene exámenes que están llegando, acaba de romper con su novia o tiene otros problemas, puedes maldecir de estrés, ira o frustración. Dile que tiene formas más aceptables para lidiar con tus problemas. Declara que sus malas palabras son un signo de inmadurez y esto se añade a tus dificultades por lo cual resulta en castigo.

  5. Establece reglas concretas, si sus maldiciones son verbalmente abusivas. Esto significa que usa palabras cortas para atacar a tus padres o hermanos. Dile que no le permitirás que humille, lastime o etiquete cruelmente a alguien en tu hogar. Explica que el abuso verbal es dañino y que deberías romper ese habito para poder ser una persona atenta y madura.

  6. Coloca una banda elástica alrededor de la muñeca de tu hijo adolescente. Enséñale a presionarla cada vez que diga una palabrota. La consecuencia inmediata es útil para romper el hábito.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea fitzgerald | Traducido por valeria garcia