Cómo conseguir que una adolescente nerviosa regrese a clases

Tu hija, como otros adolescentes, probablemente espera ansiosamente las vacaciones de verano. Los meses de levantarse tarde, de no tener que responder a los maestros, de estar libre de tareas escolares y de la preocupación de estudiar para un examen venidero, son tan buenos como parecen para la mayoría de los adolescentes. Sin embargo, este amor por el verano y el estrés producido por la escuela pueden ocasionar que tu hija se sienta nerviosa ante la llegada del siguiente ciclo escolar. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para aliviar la ansiedad de una adolescente por el regreso a clases.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Habla con tu hija si percibes que está nerviosa a causa del regreso a clases. Trata de que te diga exactamente lo que le está molestando. Los adolescentes suelen hablar con sus amigos en vez de con sus padres cuando algo les molesta, dice la psicóloga infantil Michelle Kees en un artículo publicado en la página web PsychCentral en 2006. Puedes intentar conversar con las amigas de tu hija para que te ayuden a alentarla para que se abra contigo. Incluso si tu hija no te dice lo que le molesta, asegúrale que puede contar contigo ante cualquier problema que enfrente en el futuro.

  2. Habla con tu hija en forma optimista sobre el siguiente ciclo escolar, y relaciona lo que dices con algo que ella haya logrado, aconseja el maestro en trabajo social James Lehman en el sitio web Empowering Parents (Potenciando a los padres). Si tu hija siente que hay algo positivo qué esperar, tal vez se sienta un poco menos nerviosa ante el inicio del nuevo ciclo escolar. Por ejemplo, podrías decirle que todos los libros que leyó durante el verano en su nuevo lector de libros electrónicos realmente le darán una ventaja en la clase de inglés de este nuevo ciclo escolar. También puedes recordarle lo bien que se desempeñó como animadora deportiva el año anterior, y cuánta diversión va a tener con la misma actividad este año.

  3. Lleva a tu hija de compras para el regreso a clases y permítele cierta libertad en la elección de la ropa escolar. De acuerdo con el sitio web Family Education (Educación para la familia), la mayoría de los adolescentes sienten la imperiosa necesidad de encajar, lo que significa usar cierto tipo de ropa y zapatos. Dile a tu hija que se ve muy bien en su ropa nueva, para ayudarle a incrementar su nivel de confianza. Si ella siente que volverá a la escuela luciendo bien, podría no sentirse tan nerviosa al respecto.

  4. Recuerda a tu hija que no tiene que ceder a la presión de ser popular o encajar en un grupo. Algunos adolescentes se sienten nerviosos de volver a la escuela porque esto significa regresar a un lugar en el que se sienten presionados a comportarse de cierta manera o a participar en ciertas actividades. Recuerda a tu hija que mantenerse firme en sus convicciones y decir "no" a las cosas que le disgustan puede hacer que sus compañeros la miren con admiración, ya que no tiene miedo a expresar lo que piensa y a destacar.

  5. Crea una rutina de regreso a clases una semana antes del primer día. Es fácil que tu hija se haya acostumbrado a permanecer despierta hasta tarde, a salir de noche entre semana y a despertar tarde durante el verano. Para aliviar un poco la ansiedad, haz que tu hija comience a vivir con el horario escolar una semana antes del regreso a clases. Esto significa volver a casa a una hora específica entre semana, irse a la cama a una hora determinada y levantarse temprano por las mañanas para empezar a prepararse para los siguientes días.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por josé antonio palafox