Cómo conseguir que un adolescente libere la ira acumulada

No hay nada malo con estar enojado de vez en cuando, sobre todo en la adolescencia. El cuerpo de tu hijo está pasando por un sinnúmero de cambios emocionales y hormonales, y hay cosas que de seguro lo enojarán de vez en cuando. A pesar de que la ira es una emoción perfectamente aceptable, cuando la ira de tu hijo crece y crece, puede llegar a ser destructiva. Él tiene que encontrar una manera de dejar salir su ira acumulada y trabajar en el control en el futuro.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Anima a tu hijo a usar un poco de conciencia de sí mismo y pensar sobre lo que está pasando en su mente antes de que explote con toda esa rabia acumulada, asesora KidsHealth. Dile que se tome unos minutos para reflexionar sobre sus sentimientos, lo que lo está haciendo enojar, por qué ocurre eso y lo que quiere hacer para rectificar esa situación. Cuando se utiliza la auto-conciencia sobre sus sentimientos y emociones, es más probable que actúe de manera apropiada cuando libere su ira acumulada.

  2. Sugiere a tu hijo hacer algo de ejercicio, aconseja Helpguide.org, un recurso experto sin fines de lucro para la información de salud. Cuando tu hijo esté enojado y la ira esté acumulándose, anímalo a hacer algo de ejercicio puede ayudarle a liberar esa ira de una manera sana. Si toma un paseo o va a correr, su cuerpo va a producir endorfinas que le ayudarán a mejorar su estado de ánimo y combatir sus niveles de estrés. Se sentirá más tranquilo y más relajado cuando regrese.

  3. Enseña a tu hijo a preguntarse cómo puede reaccionar a su ira en el momento y llegar a diferentes escenarios basados ​​en su reacción. De acuerdo con KidsHealth, esto le ayudará a ver las diferentes soluciones cuando se trata de su ira, y estará más lista para lidiar con la idea en lugar de dejar que continúe la acumulación. Ella se puede imaginar gritando y lanzando un ataque a causa de su ira y lo mal que le hará. Se puede imaginar el manejo de la situación con calma abordando el problema y resolviéndolo de una manera madura. Cuando ve los diferentes escenarios en su cabeza, se alista para dejar salir su ira de una manera no violenta, no agresiva.

  4. Equipa a tu hijo con el poder de elegir sus batallas sabiamente, aconseja Helpguide.org. Al igual que tú lo haces, tu hijo será mucho mejor si aprende a controlar su ira eligiendo sus batallas. En lugar de enojarse en cada pequeña cosa que va mal, ayúdale a aprender a determinar qué es lo que realmente vale la pena su ira y lo que no vale la pena pensarlo dos veces. Por lo general, las cosas que no puede cambiar, tales como una mala nota o un malentendido pasado, no vale la pena enojarse por algo que no tendrá ningún resultado diferente.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por natalia pérez