Empleo adolescente y la influencia de sus calificaciones

No es raro ver a los adolescentes trabajar a tiempo parcial, mientras están en la escuela. Restaurantes de comida rápida, tiendas y salas de cine, todos utilizan empleados adolescentes. De acuerdo con el sitio web de National Institutes of Health, el empleo durante el año escolar puede tener influencias positivas y negativas, dependiendo de la predisposición del adolescente a la ética del trabajo. El Center for Statistics and Social Sciences de la Universidad de Washington sugiere, asimismo, que las circunstancias preexistentes que rodean a la familia, los amigos y la escuela son los factores más determinantes que las horas que trabaja un estudiante.

Conciencia de los estudiantes

Los adolescentes deben ser conscientes de las responsabilidades en relación con el trabajo escolar si quieren un puesto de trabajo durante el año lectivo. Los niños menores de 14 años tienen varias restricciones sobre el número de horas que pueden trabajar y los tipos de trabajos que pueden realizar. Los estudiantes que tienen 14 ó 15 años se limitan a trabajar 18 horas por semana durante el año escolar, pero aquellos de 16 y 17 años de edad pueden trabajar tantas horas como quieran. Los estudiantes que trabajan más de 15 horas a la semana pueden ser más propensos a obtener calificaciones inferiores, debido a que están cansados. Pueden quedarse dormidos en clase y tienen menos tiempo para hacer actividades extracurriculares, o estar con la familia y amigos.

Ventajas

Ganar su propio dinero es una de las formas tradicionales en que los adolescentes buscan autonomía. Se sienten orgullosos cuando pueden proporcionarse algunas cosas no esenciales para sí mismos sin tener que pedirles siempre a sus padres. Además, para los padres que tienen empleo fuera del hogar puede resultar conveniente no tener que preocuparse acerca de lo que sus hijos adolescentes están haciendo y cómo están usando el tiempo sin supervisión. De acuerdo con el sitio web de Family Education, los estudiantes que trabajan hasta 15 horas por semana se desempeñan mejor en la escuela que los que no tienen un trabajo.

Desventajas

La edad del estudiante por lo general determina el número de horas que puede trabajar. Si un estudiante está trabajando tantas horas que se está quedando dormido en clase por falta de sueño o si no logra hacer las tareas o proyectos de clase, los padres deben encontrar una manera de alinear el trabajo y la escuela o hacer un alto en el trabajo. No sólo el trabajo puede interferir con el progreso escolar, sino que también sería perjudicial para sus relaciones con sus compañeros y con las actividades escolares de las que puede ser parte. Otro inconveniente puede ser la exposición a los hábitos indeseables de sus compañeros de trabajo, el sitio web de National Institutes of Health sugiere que esto ocurre sólo en el caso de estudiantes que están predispuestos a seguir actitudes o comportamientos.

Consecuencias

Los adolescentes que tienen puestos de trabajo después de la escuela o los fines de semana pueden ser obligados a hacerse cargo de sus necesidades sociales, tales como entradas para el cine o los bailes de la escuela y las necesidades personales, tales como el pago de sus cortes de pelo o a colaborar con el seguro del automóvil. Las calificaciones pueden verse afectadas positivamente si trabajar les da un sentido de gratificación y su autoestima se eleva. Por otro lado, si un trabajo genera estrés, puede filtrarse en su trabajo escolar y crear ansiedad, lo que lleva a la falta de atención en clase.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian wade | Traducido por natalia pérez